Carta a la Luna 316 – Desfibrilador

Irregular, viaje fugaz
distracción del sol y frío
luna, bailaste sobre el mar
camino otro camino

Tan espacial, muy especial
el hielo al rojo vivo
luna, seguro sonreirás
no hace falta un motivo

Ya sin pensar, al desvariar
me pierdo más conmigo
luna, puedes desfibrilar
el centro del olvido.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 233 – Quisiera junto a ti

Quisiera ser de hierro y aguantar un poco más, la lluvia oxidaría las tierras al sur de mis ojos, quisiera ser eterno sólo para poderte acompañar por tu historia y empezar juntos al final, quisiera que quisieras regresar, quisiera el corazón libre de conflicto, quisiera otra sonrisa tuya, quisiera tanto junto a ti…

Quisiera ser aire puro y ayudarte a respirar, ser alas para tu risa y poderte abrazar, quisiera ser las manos en tus manos, el astronauta enamorado de la luna con algún final feliz, quisiera que quisieras dar la vuelta y regresar, quisiera el corazón alegre como un niño, quisiera otra vez esa mirada, quisiera tanto junto a ti…

Quisiera demostrarte lo posible en lo imposible, por la noche junto a ti por la galaxia a pasear, quisiera que te creas mi verdad y que sientas sin pensar, aún puedo esperar, quisiera que quisieras venirme a buscar, quisiera el corazón curado de este dolor, quisiera otra vez tu energía espacial, quisiera tanto junto a ti…

Carta a la Luna 223 – Me hace vivir

Desprendí al temor de la piel, escuché tu canción y estallé, por tu efecto y mi reacción, mis sentidos quieren volar, tocar tu órbita lunar, tu belleza es espacial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Dibujé tu nombre en mi piel, recordé tu sonrisa y despegué, entre niebla y oscuridad, las estrellas no brillan más, quisiera poderte encontrar, tu mirada es especial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Ignoré el frío en la piel, me abrí y te pude ver, entre ruido y tempestad, sé que voy hasta el final, no es necesario soñar, tu energía es muy real, lo que siento por ti, me hace vivir.

Carta a la Luna 218 – Cuando tú no estás

Sigo vivo por los pelos, sigo en busca del tesoro, aún respiro de algún modo y si apareces en mi mente soy feliz, vuelvo a tomar las riendas, flotando en el espacio sideral, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo vivo y en camino, sigo olvidando sobre mi, aún te espero con los brazos bien abiertos y un regalo para ti, vuelves a encender mis venas, si recuerdo tu sonrisa espacial, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Sigo entero pero partido, sigo deseando verte llegar, aún te quiero y es tan intenso, me enamoro si pienso en ti, te vuelvo a escribir princesa, tu efecto es inmortal, pero cuando tú no estás…nada es tan especial.

Carta a la Luna 178 – Escribiendo para ti

Esta noche, escribiendo para ti todo es mejor, cada texto empezando en el corazón, tu recuerdo como el cielo sobre mi, si te escribo te revivo y parece que estás junto a mi, eres luna en la galaxia, la mujer y la elegancia, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti te puedo ver, si recuerdo tu sonrisa, el pecho late a prisa, tu recuerdo mi pretexto para volver a sentir, si te escribo te abrazo a lo lejos y parece que una fiesta se organiza desde dentro, la mujer más espacial, luna nueva especial, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti bella mujer, incendiaste el espacio, me enseñaste a creer, tu recuerdo es muy fuerte, todo el tiempo y de repente, si te escribo me confieso de algún modo, te confieso que cada día me enamoro otra vez, la mujer más sorprendente, orbitando en mi mente, agradezco a la suerte por tu vida y por quererte, desde el alba, eres mi inspiración.

Carta a la Luna 175 – En ti

En tus ojos una mañana me perdí, me dejé llevar y vi lo que había ahí, en tus ojos, filtros verdes de energía y tu verdad, en tus ojos una historia que no puede terminar, en tus ojos, ilusión y un par de musas mirando por el cristal, en tus ojos me olvidé de respirar.

En tus manos una tarde me encontré, me dejé llevar y aprendí a confiar, en tus manos un tatuaje artificial y yo tu artista personal, en tus manos el calor cuando empezaba a tiritar, en tus manos el universo en un segundo cuando te pude tocar, en tus manos es más fácil respirar.

En tu boca una sonrisa especial, una curva imposible de olvidar, en tu boca se detiene hasta el tiempo y un momento supera la eternidad, en tu boca un concierto de tu risa, esa magia en la brisa cuando te pones a hablar, en tu boca, sólo un beso es un incendio espacial, en tu boca no hace falta respirar.

Carta a la Luna 166 – Bienvenido

Adiós tierra natal planeta con mares de sal, adiós lugar de mentira, de las puertas de salida, del naufragio cada día, adiós rincón de la soledad junto a todo el mundo, bienvenido este viaje lunar, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós despertar de soñar con lo que no tenía, adiós a atentar contra mi propia vida, de entre la espada y la pared me mudé, de un delirio de estupidez renegué, bienvenido este viaje espacial, bienvenido este viaje que no tiene al final.

Adiós al terror de ese lobo feroz viviendo en el espejo, adiós a verte sólo en reflejos, tengo todo lo que necesito, sin oxígeno pero todavía respiro, todavía estoy vivo, bienvenido este viaje especial, bienvenido este viaje que no tiene final.

Adiós al disfraz, a la suerte en el azar, al milagro de cualquier santo, si no te escucho, ahora canto, adiós al silencio entre cada canción, no se acaba el ritmo de mi corazón, bienvenido este viaje inmortal, bienvenido este viaje que no tiene final.

Carta a la Luna 113 – Ahí en tu sonrisa

Ahí en tu sonrisa me perdí y me vuelvo a encontrar cada mañana, en ese lugar quisiera vivir, podría esperar hasta que mis manos se olviden de escribir, podría esperar junto a mi ventana, porque ahí en tu sonrisa todo es más claro, viajo sin prisa, hipnotizado, me acerco a la cornisa de tu sonrisa en un sueño y nunca me caigo, siempre me quedo encaramado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.


Ahí en tu sonrisa está todo lo que siento, si me lo preguntas te lo digo de nuevo, que te quiero y te quiero ver feliz…ahí en tu sonrisa encontré el mejor lugar, un sitio espacial y especial donde puede volver a respirar, cuando estaba ahogado, casi asfixiado…ahí en tu sonrisa quisiera darte un beso con toda mi vida y quedarme un rato amarrado a eso…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.

Ahí en tu sonrisa quisiera sólo el presente, que importa el pasado y mañana no está todavía inventado, no está ni siquiera planificado, sonriamos ahora que nos tenemos al lado…ahí en tu sonrisa el tiempo es sólo un reloj que en casa he olvidado, en esa sonrisa ocurre un milagro siempre que le rezo al santo de lo inesperado, ahí en tu sonrisa tan bella, en esa curva super-fashion, se inspiran mis manos, mis cartas, mis cuadros y todas las estrellas…con esa sonrisa vestida de rojo, quedaste inmortalizada detrás de mis ojos, en esa sonrisa existe otro mundo, un nuevo universo en un gesto improvisado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.

Carta a la Luna 104 – LADO A

La fiebre del sol alumbró en tu rostro y se incendió mi corazón, despertó,
hasta que te conocí no sabía respirar, me apagaba entre aplausos en un teatro,
empecé a despertar cuando te vi allí brillando, cuando por fin salté el atlántico,
luna bella, la verdad es que nunca imaginé estar aquí escribiendo en el espacio,
por quererte, por haberme enamorado tan fuerte…nunca lo habría imaginado.

Cuando llegaste, la primera vez que hablaste y cuando me abrazaste,
antes de ti, tuve sólo simulacros de calor en un abrazo, tú me incendiaste,
empecé hasta a cantar cuando entendí que te vería cada mañana de la semana,
luna bella, la verdad es que sonrío cuando te veo desde mi cama en la ventana,
porque tu efecto en mi vida es especial y no se acaba, no lo cambio por nada.

Este tipo que te escribe, en cada carta te describe lo que siente por tu vida,
hasta que te conocí sólo corría y me caía otra vez, no encontraba la salida,
empecé hasta a escribirte un “te quiero” camuflado en un papel todos los días,
luna bella, la verdad, cuando me pierdo en tu mirada, ya no me importa nada,
lo que tengo para ti es invisible y es todo lo que puedo ver, no hay palabras.

Te aseguro, que aunque sea más pequeño que cualquiera de tus estrellas,
puedes creer en este astronauta improvisado, en este viaje y todas mis cartas,
aunque veas que parece que me apago, llevo al sol entero por dentro,
aunque mi corazón parezca roto, mira el dibujo otra vez, está completo,
puedes creer, que a pesar de la dificultad, si me necesitas, siempre voy a estar.