Carta a la Luna 268 – Fuera de la ciudad

Dejo un rato la ciudad
de estrellas apagadas
de luna y su espalda
oscura, sin hablar
elección y convicción
decisión y reacción
dejo pronto la ciudad
el recuerdo volverá
y seré como yo fui
tan distinto esta vez
dejaré esta ciudad
pero al fin regresaré
me iré porque llegué
escribiéndote igual
porque esto es así
porque ya no estás aquí
dejo más que la ciudad
porque estoy
y tú no estás.

Carta a la Luna 176 – Posiblemente

Posiblemente esté perdido, sumergido en este momento, todo el tiempo naufragando en tu recuerdo, estoy de acuerdo si no vuelvo a soñar, prefiero la realidad y tu sonrisa un segundo, que sin ti la eternidad, posiblemente esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente esté ausente, escapando de mi mente, todo el tiempo estás tú apareciendo, estoy de acuerdo si no logro escapar, prefiero encerrarme en lo que siento y perder por fin la llave, recordando tus mañanas en la nave, puede ser que esté perdido, pero siempre estás conmigo.

Posiblemente me mantenga enamorado, sin opción a ignorarlo, todo el tiempo escribiéndote poemas, desde el corazón que me gobierna, prefiero perderme en el espacio y perder hasta la luz, si lo último que veo eres tú…parece que estoy perdido, pero siempre estás conmigo.

Carta a la Luna 57 – Viaje Lunar, día 5

Parece que te extraño, porque anoche soñé que regresabas a tu espacio,

de ese viaje espacial por las costas donde el gobernante es solar,

no estabas muy morena, pero que contenta…y no podía dejarte de mirar.

Seguro que te extraño, aunque a veces crea que me engaño,

escribiéndote sentado en una estrella en el patio de tu casa,

practicando la sonrisa, confiando saber mantenerme sentado

cuando al fin entres por la puerta y aterrices a mi lado…

Mis ojos te extrañan pero mi corazón te regresa cada mañana,

mis manos escriben contentas con la tinta de tu recuerdo en mi vida,

sigues impulsando los latidos de este astronauta que te adora…

sigues siendo, sin estar aquí, el mejor momento de cada día.

Carta a la Luna 55 – Viaje lunar, día 3

Sigo con esa emoción por dentro cada mañana antes de verte,

sigo extrañando esos abrazos dónde un día me perdí,

sigo viviendo enamorado y en un sueño por quererte,

y es que vivo alucinado, por todo lo que nace en ti.

Sigo con tu imagen en mis ojos aunque ahora no estés aquí,

sigo con esa canción en la cabeza que empezó desde tu risa,

con ese milagro en tu sonrisa, sucediendo siempre en mi.

Sigo aquí sentado entre estrellas escribiéndote unas líneas

para poder respirar…sigo aprendiendo de tu vida en silencio,

sigo entre tu cuerpo y mis mareas, flotando en el magnetismo…

sigo apostando lo que tengo por la suerte reflejada en tu mirar.

Hoy me senté frente a tu espacio y te juro que aún te puedo ver,

sonriendo y cantando, inspirándome una y otra vez,

donde sea que me encuentre tu conmigo vas, ahí estás…

donde sea que me pierda…siempre te vuelvo a encontrar.