Carta a la Luna 300 – Después de todo sigo aquí

Después de trescientas cartas
sigo escribiéndole a la luna
sigo entre estrellas, entre tantas
pero similar, ninguna
después de un golpe de suerte
y otro del olvido
después del tiempo
aquí sigo vivo.

Después del pasado
sólo tengo presente
voy más desgastado
pero jamás ausente
un beso y sonrisa
aprendí por fin a verte.

Después pero antes
que sea tan tarde
después de hablar tanto
y al final, en realidad, nadie sabe
después todo, es igual
después, volveré a estar.

Carta a la Luna 242 – Te marchaste

Te marchaste y te llevaste todo el resto, me pierdo desde que no te encuentro, de repente soy ajeno a tu vida, de repente ya no cierra la herida, te marchaste y me dejaste agonizando, escapaste de mi punto de fuga, me dejaste una muerte prematura, un dolor pateando el corazón.

Te marchaste y no me sentenciaste, me dejaste viviendo con la duda, de repente me encuentro fugitivo, arrancado del mundo de los vivos, te marchaste y no te despediste, yo prefiero creer que lo olvidaste, me dejaste el vicio de extrañarte, una herida que no cicatrizó.

Te marchaste y no me avisaste, me dejaste en silencio y sin canción, partiste y nunca me dijiste, que el problema no tiene solución, te marchaste así como llegaste, como un rayo que todo lo cambió, me dejaste escribiéndole a la luna, te llevaste lo que me enamoró.