Carta a la Luna 355 – Ahora caigo

Después de compartir tanto quedó cortado
el fuego helando el aire y apagando
un golpe seco de reloj marcó lo eterno
me olvidó la voz del sol en este invierno

Espada cruzando la pared sobre mi pecho
sal lloviendo de este adiós y esta hecho
mi sonrisa es sobresalto a pie y descalzo
el reflejo filtró un rayo sobre el mar, escaso

Disfunción retráctil del misil allí en mis brazos
voz de cuero resbalando lenta por mis manos
el adiós que se aproxima es cercano, es hermano
me subí por encontrarte, me perdí y ahora caigo.

Carta a la Luna 296 – Pocos pasos

Pasos viejos, pasos nuevos
voy descalzo y me pierdo
encontrarte es el recuerdo
la canción es el silencio
pasos trueno sobre el cielo
el espacio está lloviendo
dios de barro ingeniero
de nuestro presentimiento
pasos más o pasos menos
mi final va sucediendo
corazón sigue escribiendo
desde aquí…hasta el fin.

Carta a la Luna 284 – Para seguir aquí

Para seguir respirando
tuve que romperme
tuve que girar y ver
el viaje de caída
para seguir conmigo
tuve que asfixiarme
tuve que amarrarme
a una posibilidad
tuve que estirarme
por una corta eternidad
tuve que decir que no
cuando quería gritar que si
tuve que dejar morir
mentir y pretender vivir
para seguir, apagué el corazón
sin avisar corté la transmisión
para soñar que sigo aquí
tendré que fingir dormir
por encontrarte me perdí
dejé el planeta y no volví
tuve que estallar al fin
para poder volver a mi.

Carta a la Luna 213 – Allí y yo aquí

Allí en mi planeta los años arrasaron, las ideas se olvidaron y el recuerdo se perdió, aquí en mi cabeza el vacío pego fuerte y sentenció, aquí en esta noche de invierno ya no sé muy bien quién soy.

Allí en mi planeta te observaba desde casa, sentado en el balcón, aquí vine a buscarte y no puedo encontrarte, la belleza se perdió, aquí en estos días sigo vivo aunque no sepa bien si estoy.

Allí en mi planeta estaba mudo, siempre mirando al futuro y perdiéndome del hoy, aquí en esta parte del espacio, ahora respiro despacio y susurro tu canción, aquí en esta noche aún te espero y te guardo el corazón.

Carta a la Luna 198 – Te quiero

Quisiera decir lo que escribo, ganarle al tiempo y seguir vivo, ahora se acerca la locura y tú te fuiste con la cura, tengo un beso amarrado al corazón y aprieta tanto, tengo abrazos para ti aún guardados, te extraño y no sabes cuanto, creo oírte cuando canto, quiero alcanzarte y te quiero tanto…

Quisiera que ya no me duela, que el frío se quede por fuera, volverte a mirar y navegar por tu marea, tengo un conflicto con el aire, que ya no quiere alimentarme, tengo canciones que me suenan a tu nombre, tengo sin ti mucho vacío, yo me quedé y tú te has ido, quiero un motivo y te quiero tanto…

Quisiera seguir siendo artista, pero sin musa a la vista, la inspiración huele a traición y no sé yo, tengo el espacio sin estrellas, tengo cometas sin estela, un sentimiento que me declaró la guerra, tengo sin ti poco de mi, no sé porque no estás aquí, quiero encontrarte y te quiero tanto…

Carta a la Luna 195 – Viajando

Viajando solo voy ligero, llevando sólo lo que siento, las luces de tus ojos entre mis recuerdos, quisiera saber más de ti, ahora que sé más sobre mi, quisiera a veces olvidar que sigo aquí, llevo a veces el latido congelado, a veces te escribo las cartas tiritando, no sé si tienes algo que decir, no sé si con todo este frío te pueda oír, si no termino es porque siento que aún no empiezo…

Viajando por este universo, con el fantasma de la suerte, guardándote un abrazo por si vuelvo a verte, ahora que nada más me importa, que saber que eres feliz, aunque se quiebre el corazón, esto es así, a veces te traiciono y quisiera olvidarte, pero vuelves a aparecer en cualquier parte, no sé si pueda algún día encontrarte y que también tú quieras encontrarme a mi…

Viajando siempre sin ningún camino, guiando siempre, los latidos y no el destino, no soy lo que pueda tener, no soy el traje que ahora llevo, no soy un cargo, un trabajo o dinero, siempre fui el que estaba al lado, enamorado de la luna, lo que te doy no se lo di nunca a ninguna, con la certeza de realmente no saber, no sé si pueda comprender, pero es que no puedo dejarte de querer…

Carta a la Luna 85 – Buenas noches

Que duermas bien, princesa que existe en la luna,
corazón de plata que alumbra el viaje en mi,
para que mañana llegues la primera con el alba
y te quedes por unas horas respirando conmigo aquí,
yo te quiero, también te espero y guardo un beso para ti.

Duerme bien y tranquila está noche luna preciosa,
yo estoy seguro que contigo y tú sonrisa soñaré,
por la mañana al despertar, ya te extrañaré,
y tendré ganas de encontrarte una y otra vez,
en una nave o en el espacio…siempre a mi lado te veré.

Buenas noches, en el país de las estrellas,
te leo un cuento para que duermas junto a ellas,
por la mañana, una canción y un café, o lo que quieras,
reírnos juntos, también mirarnos…sentirte cerca,
pero esta noche, en mi cabeza, estás conmigo y te diré:
cierra los ojos, confía en mi, no tengas miedo…me quedo aquí.

Carta a la Luna 73 – ¿Para qué?

¿Para qué mirar hacia otro lado,
si tu eres lo mejor que me ha pasado?
yo prefiero seguir así de enamorado,
y prefiero al miedo muerto y enterrado.

¿Para qué regresar a mi planeta,
y otra vez tener que usar una careta?
yo prefiero mi verdad en tu sonrisa,
y entiendo que no hace falta ir deprisa.

¿Para qué callar al que vive dentro,
si me miento y escondo lo que siento?
yo prefiero escribirte un millón de cartas,
y si puedo hacerte sonreír me encanta.

¿Para qué evitar decir “te quiero”,
si es verdad y sabes que por ti me muero?
yo prefiero escuchar cualquier canción contigo,
en el frío del espacio poder ser tu abrigo,
un beso centenario cada día al despertarte,
el infinito resumido cuando pueda abrazarte,
esta noche en mis sueños, volveré a encontrarte.

Carta a la Luna 67

Yo era un tipo perdido en la idea de nunca encontrarte y no poder inventarte,

soñando con ese suceso imposible y perdiendo mi tiempo con la soledad,

de haber sabido entonces que eras real, hubiese cruzado nadando el mar.

Yo era un tipo enfadado de nudillos rosados por tanto pegarme a mi mismo,

por querer controlar al destino, luchaba, fumaba, bebía…vivía un espejismo,

de saber que existía alguien como tú…hubiese cruzado de un salto ese abismo.

Eres mi presente, lo más sorprendente que ningún sueño podría crear,

lo más bello que el universo se ha atrevido a inventar y he podido abrazar,

si puedo te regalo mi vida y te escribo un poema mientras dure la eternidad.

Eres mi mejor momento, te veo y el corazón me late contento, te quiere hablar,

cuando estás cerca mío siento por todo el cuerpo recorrer electricidad ,

si pudiera te diría “te quiero” justo antes de un beso y te llevaría a volar.

Carta a la luna 36 – Algo

Algo, en compartir una canción cantándola contigo,

y  en ese ritmo que le diste a mis latidos…

algo desde tu vida que me dio cada mañana un motivo.

Algo que empieza en la belleza de tu risa y tu alegría,

lo que me inspiras a escribirte cada día…

algo que pasa en el momento en que me miras…

Algo, como un abrazo espacial que no se rinde,

como un deseo que en mi pecho ahora vive…

algo, como el milagro imposible de encontrarte

Algo, desde el momento en el que vas apareciendo

hasta el segundo en que te vas pero te encuentro

algo, que yo siento por ti, Luna…algo aquí por dentro…