Carta a la Luna 317 – Hora soy

Mi viaje es un intento de retorno constante
las idas y vueltas del deseo hambriento
el enfoque opaco maquillado y delirante
mi casa universal y mi querido intento

Mi viaje tuvo causa en un instante prolongado
despertó una mañana y soñó, pero no durmió
un paisaje esmeralda y me había encontrado
unas manos, tinta y ganas, un sonido que estalló

Mi viaje agoniza y va contento hacia el final
ya no duelen estos pasos, ya no espero, ahora voy
abracé el corazón, aquí dejé lo racional
fui una brisa, una tormenta, un astronauta y ahora soy.

Carta a la Luna 271 – Antes y hoy

Antes de ti
todo lo demás
antes de hoy
ayer y algo más
quedaste y moviste
el resto al final
cuando te fuiste
y eliges no hablar
ya no espero sentado
me muevo otra vez
sin haberte encontrado
quién sabe por qué
antes de mi
había un presente
muy diferente
latía inerte
contigo y sin ti
perdido aquí
respiro y vuelvo
no sé si me quedo
yo sigo aquí
mañana conmigo
y ahora sin ti.

Carta a la Luna 148 – Simplemente te encontré

El astronauta se encontró con la Luna:


Hoy, luna a mi lado, sin querer te había encontrado y regresó una canción al oído, otra vez vibró tú voz, otra vez esa sonrisa, no había prisa, pasó lento, compartiendo unas palabras, también miradas, quizás un té o un café, simplemente te encontré.


Hoy, luna de mañana, apareciste en mis ventanas, me encontraste tu también, paseando por el espacio, limpié el cristal despacio y ahí estabas, respiraba, inevitable recordaba, el reloj se me rompió, el pecho otra vez miró y miré, simplemente te encontré.

Hoy, luna de noche, te confieso me gustó, me hizo bien, me empujó, me diste algo que se me olvidó, el destino en el camino, y mis manos escribiendo diferente, algo cambia de repente y no se tú, pero yo me alegré, simplemente te encontré.