Carta a la Luna 229 – Porque es motivo

Porque te digo la verdad a veces miento,
porque te quiero y no lo lamento,
porque no estás y creo tenerte a mi lado,
porque siempre es ahora y nunca más el pasado,
porque te espero de pie y no me rindo arrodillado,
porque aún respiro y el pecho también late,
porque me es imposible olvidarte.

Porque sin ti no despiertan los días,
porque te doy sólo lo que me inspiras,
porque por ti aprendí a ser mi amigo,
porque el dolor ya no puede conmigo,
porque aprendí a encenderme de frío,
porque soy la mitad, la otra se fue contigo,
porque el tiempo juega a ser mi enemigo.

Porque escucho silencio en el ruido,
porque me encuentro ahora mismo perdido,
porque por ti traicioné a la razón,
porque suele hablarme de ti el corazón,
porque contigo soy libre en esta prisión,
porque gracias a ti sobreviví a la caída,
porque muero por ti, es que sigo con vida.