Carta a la Luna 404 – Lejos

Sigue el recuerdo, aquí pegado al suelo
me caí de una estrella, aún pienso en ella
sigue el tiempo empujando, el aire asfixiando
se perdió tras un cometa y yo en este planeta

Y escribo otra vez, al final y empecé
sin corazón y sin saber
Pero lo sé y lo sé muy bien
ahora estoy lejos, no volveré

Sigue el incendio, quemando y me enciendo
se acabó el juego, sé muy bien lo que quiero
sigue la cabeza, la memoria empieza
se tardó la conciencia, nada me interesa

Y escribo otra vez, al final y empecé
sin corazón y sin saber
Pero lo sé y lo sé muy bien
ahora estoy lejos, no volveré

Carta a la Luna 394 – Como si nada

Como si nada, la noche cayó
apretando al sol bien al sur
llevando mañanas al revés
siempre hay un lado que no ves

Como si nada, se estrelló en mi ventana
una brisa con estrellas atrapadas
y tal vez, la luna sonriendo a lo lejos
mientras baila el mar con ella, sin saberlo…

Carta a la Luna 348 – Aurora

Descifré el laberinto en mis huellas
mientras besan estos textos de papel
amarré mi corazón a una sirena
se perdió en las olas sin volver

Anudé fuerte al viento mis ideas
encontré algún recuerdo en la arena
me senté a respirar bajo una estrella
y soñando abracé algo de ella

La tormenta en concierto desde dentro
el final que aquí empieza a crecer
la princesa, el dragón y este cuento
estas noches que quisiera amanecer.

Carta a la Luna 323 – Poco sabor

El sabor del espacio ahora
es tan frágil, tan escaso
es más plano a cada paso
sabe un poco también a ti
sabe a ruido, a espejismo
el sabor de esta sombra
que me abraza y me devora
es primario y muy antiguo
sabe a falso, sabe a engaño
las estrellas espolvoreadas
y aún no sabe
no sabe a nada
el crujir de mis pisadas
sobre mi ultimo camino
traen al eco intrigado
si mi voz siguiera viva
si quisiera enfocarte
la canción se fue con ella
a sembrar en otro valle
el desierto de las penas
lo dejé a punto de lluvia
mis dibujos y mis manos
mi sonrisa verdadera
la mirada gritó tanto
pero se usa la cabeza
para hablar de sentimientos
y que pena
que condena
al del centro le usamos para cuentos
como acento en una frase
un tatuaje, un poema, un anclaje
corazón es el reflejo
de lo que llevamos dentro
sólo un nombre
un motor representante
somos vida y somos muerte
somos también algo de suerte
y somos magia
no un traje, unos zapatos
o una máscara
para siempre o sólo un rato
la apariencia es la demencia
el reflejo accidentado
de un modelo obligado
astronauta o sólo un tipo
o algún tipo de astronauta
un intento, un regalo
sin ningún destinatario
voy mejor y voy helado
aún escribo, a veces canto
ya no espero, ya no extraño
queda poco y será un año.

Carta a la Luna 38 – Viaje

El astronauta lanza una carta más, confiando que el espacio la haga llegar a los ojos de la Luna…hoy es la número 38 y su corazón late igual de fuerte y un poco más, que la primera vez que escribió para ella…El espacio parece turbio y calcula que éste clima le acompañe una semana…pero no siente miedo, esta vez viaja con calma…

 

Hay momentos en los que te siento al lado mío, siempre te llevo conmigo,

los recuerdos de ti son como tatuajes en mis sentidos…

hoy viajo por un camino nebuloso pero contento, tu sonrisa la llevo dentro.

Llevo conmigo tu alegría como único equipaje y mis latidos en aumento,

la suerte de poder decirte lo que siento,

desde que te encontré, sin haberte buscado…

ahora parece que viajo sólo pero la verdad, nunca estuve mejor acompañado.

Hoy me despido sólo por un rato, pero me llevo tus canciones que ahora canto,

tú mañana cantaras en un concierto estelar, serás feliz y eso me gusta tanto…

hoy que viajo, sólo quería decirte que me haces bien…no sabes cuánto…