Carta a la Luna 387 – Y yo

El cielo embiste la marea en sal
silencio triste, sólo quiere gritar
y somos sombras deseando brillar
un sueño extraño, sin poder despertar

Y yo me perderé, por esa ciudad
río por no llover, era un instante de sed

El bosque sopla, el camino no está
hojas de cera, lentamente caerán
y somos voces en el eco que va
una tormenta tras mi estrella fugaz

Y yo me encontraré, cuando no hay más
escribo en mi papel, era un mensaje sin piel

Carta a la luna 13 – Eres

El astronauta, fuera ya de aquella nube de confusión, volvía al sendero para llegar a ella…algunos meteoritos dificultaban el viaje pero, por fin había aprendido a esquivarlos…sólo aquí, bajo la luz de plata, aprendió a no golpearse dos veces en el mismo obstáculo…tal vez sea el magnetismo lunar, que no sólo mueve mareas, sino también ideas viejas que ya no debe usar…

Eres un beso cósmico interminable, un abrazo a la alegría de estar vivo,

de sentir tanto por dentro y poder inspirarme cada día lo que escribo

Eres, la canción tatuada en mi cerebro, la inspiración fluyendo entre mis dedos,

un “te quiero” haciendo eco en el espacio, el susurro en medio de los dos…

Eres, luna, la mejor cara de la noche y la envidia de la mañana

un siglo concentrado en 3 milímetros, entre tu mirada y la mía

hablándose sin decir, queriéndose sin pedir, sintiéndose sin fingir…