Carta a la Luna 373 – Me fui

Me fui, sigo en este espacio y ya no
quisiera estar aquí un poco más
quisiera ser cobarde y regresar
pero no puedo y me voy

Me fui, dibujo la sonrisa en el cristal
me pierdo y me voy a caminar
quisiera no quemarme bajo el sol
pero es inútil y me voy

Me fui, el tiempo ha cambiado de lugar
podría engañar a la verdad
y apagar de golpe al corazón
pero no quiero y me voy…

Carta a la Luna 329 – Se quedó

Quedó el desierto sumergido
el espejismo en uno mismo
quedó el espacio comprimido
pero quedó, también mi voz
en el papel, mi voz

Quedó mi pecho dolorido
el golpe ahora no es el mismo
quedó el camino resumido
pero quedó, también el sol
sobre mi piel, el sol

Quedó el recuerdo indeciso
aquel dibujo tan preciso
quedó en silencio este ruido
pero quedó, esa canción
mi corazón y esa canción.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 196 – Soy ese

Soy sólo lo que siempre fui, el que piensa primero en ti, el que saltó de su planeta para vivir, sin el aroma de la duda, me decidí y dejé todo, aprendí a respirar sin aire de algún modo, no soy lo que alguien te contó, soy lo que creo, sabes bien, ese que de ti, hasta los huesos, se enamoró.

Soy sólo el que te escribió, el que también te dibujó, el que incluso en silencio te extrañó, el que ahora cruza el espacio, muriendo sin saber, despacio, el que por ti hasta a la NASA engañó, soy el que entiende cuando callas, si te me pierdes todo es nada, el que sin tiempo al infinito derrotó.

Soy sólo ese que esperaba, verte llegar cada mañana, el que escondía una sorpresa bajo la manga, soy también ese que soñaba, estar contigo y decir nada, en un abrazo amarrarme a tus ganas, soy el que ahora se despierta y no te ve, soy esa duda pasajera que se fue, soy el siguiente en la lista de un “puede ser”, soy ese que sigue esperando, soy el que está, pero ¿hasta cuándo?, soy lo que sabes bien que soy, si no lo sabes, mírame, ese que ama lo que llevas bajo la piel.

Carta a la Luna 174 – Después de la vida

Después del deseo en una estrella, después de la tormenta y la marea, después de mis manos y mil cartas, después de vestirme de astronauta, después de un beso en la memoria, después del final de mis historias, después de mi derrota y mi victoria, después de todo lo que  yo viva, siempre estarás tú.

Después del milagro del amor, después de los golpes del dolor, después de cruzar todo el espacio, después de aprender a ir despacio, después de tú sonrisa y su efecto, después de mi huída y tú regreso, después de mis noches y tus días, después de todo lo que yo viva, siempre estarás tú.

Después de decirte que te quiero, después de vivir, por ti me muero, después de un café y un té rojo, después de la vida y sus antojos, después de un abrazo justiciero, después de escribir por ti de nuevo, después de un dibujo enmarcado, después de todo lo que ha pasado, después siempre es antes porque vuelves, después de todo eres la luna, después de ti no existe ninguna, después de todo lo que yo viva, siempre estarás tú.

Carta a la Luna 169 – Todavía sigo aquí

Sobre el manto negro de la noche inmutable del espacio, dibujando el camino hacia ti, sobre la piel un traje de astronauta alquilado, por lo pronto aguanta bien, sobre mi cabeza un gran casco, donde existo yo y el aire que respiro, porque todavía sigo vivo, sigo sintiendo y sigo aquí.

Sobre mil planetas he volado, abrigado por el fulgor de las estrellas, sé que no vine por ellas pero me hacen compañía, sobre mi puedes oír mil teorías, pero tú sabes bien quién soy, ese que envolvió para regalo el corazón, porque todavía sigo sintiendo, estoy vivo y sigo aquí.

Sobre tú sonrisa escribí varios poemas, algún dibujo, una oda y un esquema, pero aún con todo eso, tratar de describirla es blasfema, sobre mis ojos tú imagen infiltrada, cuando hace frío siempre quema, me perdí por encontrarme en tú mirada, pero vivo, porque todavía respiro, sigo sintiendo y sigo aquí.

Carta a la Luna 161 – Hay momentos

Hay momentos en los que el cielo se parte, el silencio se reparte y yo me abrazo a tú recuerdo, hay momentos infinitos si me pierdo en tu sonrisa y yo sonrío desde aquí, hay momentos en los que te necesito tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin estrellas, ni un sólo rastro de ellas y yo mantengo fuerte la memoria, hay momentos que empiezan y nunca acaban, me reparto en estas cartas desde mi, hay momentos en los que te quiero tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin mis ganas, alguna veces por semana, yo dibujo esa mirada y estás ahí, entre la tinta y el papel, también regresas en canciones, en el poema que se escapa desde dentro de la piel, hay momentos en los que te extraño tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Carta a la Luna 159 – Todo el tiempo

A través de la ventana, tú sonrisa, a través de esta carta lo que siento, dibujo cada palabra reviviendo tú momento, a pesar de esta noche, ya no duermo, cada vez que te recuerdo me despierto, no hace falta abrazarme a ningún sueño, estás conmigo todo el tiempo.

A través de la ventana, tú mirada, a través de la galaxia esta carta, hoy quisiera ser también el mensajero y visitarte en un momento, a pesar del insomnio, no me caigo, lo que siento sigue intacto, no ha desgastado, estás conmigo todo el tiempo.

A través de la ventana, tú me inspiras, a través de esa musa que respira en tú vida, no me muevo pero no me detengo y te escribo otro verso, a pesar de todo lo que he escrito, eres siempre tú el mejor poema, medicina divina en mis venas, manteniéndome atento, estás conmigo todo el tiempo.

Carta a la Luna 96 – Viaje Lunar 2 – Día 9

Hoy por la mañana, rescaté desde un sueño en mi cama a tu sonrisa,
sigo por la ruta espacial escuchando todavía ese fondo musical de tu risa,
voy ligero de equipaje, disfrutando del paisaje, esta vez no tengo prisa,
voy cantando esas canciones, que cantamos en la nave algunos días,
te dibujo y te escribo, sin tenerte estás conmigo, siempre estás en mis latidos.

Hoy por la mañana desperté después de un sueño con tu mirada,
ojos como cantos de sirenas, sobre un puerto con estrellas varadas,
tengo esa manía loca de quererte hasta durmiendo…todo el tiempo,
hoy te vuelvo a imaginar y en el pecho oigo un grito que me pide libertad,
cuando estoy frente a tus ojos siento tanto que hasta me pongo a temblar.

Hoy por la tarde recordé que mañana es un lunes sin ti y se puso a diluviar,
tuve que correr con esta carta escondida y sentarme bajo el sol a descansar,
nunca fui muy bueno esperando, pero esperarte es una de mis cosas favoritas,
tuve las ideas atrapadas dentro de una roca y tú me regalaste dinamita,
una tarde, en esta ciudad, decidí soltar el planeta entero para poderte abrazar.

Carta a la Luna 82 – Lado A (Si es así)

Este día el astronauta sintió la necesidad de enviar dos cartas para la luna, una por el día y la segunda por la noche…soñó con ella y despertó inspirado…incluso un poco más enamorado…

Si te gusto, brilla hoy un poco más,
si te disgusto deja ya de iluminar,
si lo que escribo te enamora un poco el corazón,
si entiendes cuando digo lo que siento poniendo una canción…dímelo.

Si te gusta ese tatuaje en el dedo cada mañana,
si tienes las mismas ganas por el HH cada día de la semana,
si te gusta el viaje del café y un dibujo en un trozo de papel…dímelo.

Si esperas que aparezca yo también en el espacio,
si tus mañanas este año son mejores a mi lado,
si te gusta mi sonrisa o alguna de mis camisas…dímelo.

Si te digo que te quiero y que eres mi motivo,
si te digo que por ti me muero es porque revivo,
si te cojo de la mano es para que sientas mis latidos
y si te escribo cada día es para que leas lo que a veces no digo…
si te digo que está mañana empezó bien es porque soñé contigo.