Carta a la Luna 384 – Camino, camino

El desierto por sus venas
luz de noche que no ve
espejismo en las estrellas
sombra hambrienta a mis pies

El camino y el destino
se deshacen otra vez
de las nubes he caído
hoy la luna está al revés

Este traje de astronauta
aferrándose a mi piel
el espacio sin mañana
el silencio va a llover…

Carta a la Luna 344 – Lugares de mi

Un café, aroma a soledad
un teatro y mascarás de sal
el camino, los paisajes del adiós
no se ve, si no es con el corazón

Un disfraz bajo el sol, todo ardió
un veneno camuflado de ese adulador
el destino, un placebo sin motor
quise tanto, pero nadie lo apreció

Una orilla y la caída del dolor
un recuerdo que partió y no volvió
el desastre que la mente dirigió
escribirle a la luna, siempre fue mejor…

Carta a la Luna 303 – Mientras sigo

Desde mi, todo lo que queda
desde aquí, llueve la marea
pude verte, desde la casualidad
esta noche, reflejada sobre el mar

Desperté, sigo mi camino
escapé, del bluff de mi destino
saludé, al ver caer el día
y recorrí, las luces de salida

Escuché, la misma melodía
y subí, sintiendo la caída
recordé, a golpe de sonrisa
y respiré, sentado en la cornisa

Conspiré, en contra del dolor
y naufragué, sintiéndome mejor
hoy escribí, una más para ti
mientras estoy, aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 286 – Pronto

Pronto dormiré
dejaré este camino
esta piel no ira conmigo
no existe el destino en realidad
hay mentira en la verdad
y nunca es también un siempre
pronto me iré y parecerá
que me apago en silencio
me iré desde los huesos
y desde un poco más adentro
pronto este tipo será historia
un momento en la memoria
un abrazo espacial que se extinguió
pronto seré textos en tu orbita lunar
un principio del final para empezar
esa música que nunca acabará
pronto seré sur inevitable
lo seguro en lo improbable
pero siempre seré yo
y esta historia fue real
tal vez no recuerde nada
o tal vez un día, tu mirada
buenas noches donde estés
sé que todo es como tiene que ser.

Carta a la Luna 235 – Lo que soy sin ti

Caminante asfixiado en cero gravedad, corazón vampiro tras la sangre del olvido, ciudadano del espacio apagándose despacio, arquitecto de mis sueños que no hacen más que despertar, pasajero de un destino que no existe en realidad, prisionero sin cadenas por pagar mi libertad.

Astronauta enamorado, que te vino a buscar, escritor de estas cartas que no sé si llegarán, odio el vicio de no verte, enganchado a quererte, navegante naufragando, en tu mar de vez en cuando, cantinero de mis penas, Júdas en mi última cena, prisionero sin cadenas que no quiere escapar.

Kamikaze jubilado, extranjero aquí y allá, souvenir de tus abrazos, una historia que contar, música que no termina, concierto a la eternidad, mentiroso aficionado que te dice la verdad, un artista sin su musa, juego a la ruleta rusa, un loco que sin tenerte, ya no te puede dejar

Carta a la Luna 202 – Si no te encuentro

No sé muy bien a dónde voy, no veo nada alrededor, llevo apretado en el puño la razón, no sé por qué no estás aquí, no queda mucho más de mi, cuando te fuiste también siento que me fui, ya no importa el destino, ya se borró hasta el camino, si no te encuentro pronto, luna, estoy perdido…

No sé muy bien de dónde vengo, pero aún sé a donde voy, siento la pena asfixiando al dolor, no sé por qué esto es así, por qué me olvido hasta de mi, por qué la vida se pintó toda de gris, ya no me importa más el riesgo, me importa sólo lo que siento, si no te encuentro pronto, luna, pierdo el centro…

No sé muy bien por qué no estás, sólo te fuiste, así sin más, tal vez no quieras que te vaya a buscar, pero no puedo evitarlo, respiro por quererte tanto, creo que ni si quiera yo sabía cuanto, ahora no sirve estar callado, quisiera oírte decir algo, si no te encuentro pronto, el corazón se habrá apagado…

Carta a la Luna 200

El astronauta, perdido en la quietud de la oscuridad y el paso del tiempo espacial, sintió fragilidad en la coherencia, frío profundo y una especie de confusión desde los huesos…sin perder tiempo, temiendo un día perderse por completo en su propia memoria, puso en cada uno de los sobres restantes guardados en su mochila, el mismo título: “Carta a la Luna”…finalmente, se tatuó en ambas manos, la palabra “Luna”. Y a continuación, escribió para ella:

Perdiendo el norte, sólo hay sur, alguien me cortó hasta la luz, perdí el sentido y no sé bien dónde estoy, sé lo que quiero y lo que tengo, sé que me duele todo el cuerpo, perdí la fuerza porque tú eras mi motor, ya no recuerdo bien quién soy, no sé si vengo o si voy, perdí en tu ausencia y ahora pierdo la razón…

Perdí el destino de mi viaje, alguien robó mi equipaje, sé me perdió también hasta la inspiración, sé lo que siento y te siento, sé que se acaba mi canción, ya no recuerdo el sonido de mi voz, tatué tu nombre en mis manos, para saber que hago aquí, tal vez pronto no sepa nada de mi…

Perdiendo el rumbo en la cabeza, alguien está cerrando puertas, perdí el calor cuando el frío me abrazó, sé que te quiero y te espero, sé que tal vez me apague al fin, perdí el aire pero jamás retrocedí, ya lo demás no sabe a nada, si no aparece tu mirada, hambriento el vacío y yo soy la carnada…

Perdido escucho al silencio, doscientas cartas de amor, un traje de astronauta y en la mano el corazón, perdí la rabia y aprendí, gracias por creer tanto en mi, te juro que yo lucharé por resistir, puedo perderme intentando encontrarte, puedo olvidarme intentando recordarte, no tengo nada que pedir y aunque decidas no volver, no te dejaré de querer…


PD: Alguien dijo una vez, que “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”, esa fue, luna, mi manera de verte siempre, esa fue mi suerte…lo que llevas dentro, fue motivo suficiente para decidir, de un salto, cruzar el espacio entero para llegar a ti, aún si la probabilidad de ello, fuese de un 1%. Gracias por tu vida, una vez más.

Carta a la Luna 195 – Viajando

Viajando solo voy ligero, llevando sólo lo que siento, las luces de tus ojos entre mis recuerdos, quisiera saber más de ti, ahora que sé más sobre mi, quisiera a veces olvidar que sigo aquí, llevo a veces el latido congelado, a veces te escribo las cartas tiritando, no sé si tienes algo que decir, no sé si con todo este frío te pueda oír, si no termino es porque siento que aún no empiezo…

Viajando por este universo, con el fantasma de la suerte, guardándote un abrazo por si vuelvo a verte, ahora que nada más me importa, que saber que eres feliz, aunque se quiebre el corazón, esto es así, a veces te traiciono y quisiera olvidarte, pero vuelves a aparecer en cualquier parte, no sé si pueda algún día encontrarte y que también tú quieras encontrarme a mi…

Viajando siempre sin ningún camino, guiando siempre, los latidos y no el destino, no soy lo que pueda tener, no soy el traje que ahora llevo, no soy un cargo, un trabajo o dinero, siempre fui el que estaba al lado, enamorado de la luna, lo que te doy no se lo di nunca a ninguna, con la certeza de realmente no saber, no sé si pueda comprender, pero es que no puedo dejarte de querer…

Carta a la Luna 180 – Posibilidad

Puede ser que sea un ingenuo, puede que sea un idiota, puede ser que un complejo de astronauta, puede ser que sea imposible, puede que parezca improbable, puede ser que se me acabe el aire en este viaje, puedo ser tanto por ti, eres tanto para mi, puedo escribirte mil poemas y seguir.

Puede que sea mortal, puede que me salga mal, puede ser que la reserva no me alcance para llegar, puede ser casualidad, puede ser causalidad, puede ser que en tus mirada sea inmortal, puede ser que el corazón, se acostumbrara al dolor, puedo ser tanto por ti, eres la luna para mi, puedo contarte una historia y verte dormir.

Puede ser que no pueda más, puede ser que no vuelva más, puede ser que busque la lluvia para llorar, puede ser que te quiera tanto, puede ser que aún no sepas cuánto, puedo encontrarme derrotado, puedo morir enamorado, puede que sea el destino y tú mi camino, puedo decirte desde aquí, que lo que late es para ti, puedo abrazarte y no encontrar jamás el fin.