Carta a la Luna 363 – Peor el sol

Caminando por la noche y el espacio
apretando en las manos una carta
no me importa el final, porque tiene que llegar
y la luna ya no sale, por aquí no se ve a nadie
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando paso a paso, muy despacio
me acompaña un recuerdo que no calla
la cordura es pesada, la dejé por ahí tirada
y la luna se ha marchado, ni un cuarto ha quedado
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando, hace frío, no me paro
voy curado por haberme enfermado
las estrellas despertando, todo otra vez girando
y la luna está dormida, se olvidó la despedida
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Carta a la Luna 90 – Viaje Lunar 2 – Día 3

No daré un sólo paso atrás, no miraré sobre mi hombro,
no tengo ganas de regresar, esta vez ya no me escondo,
sólo sé que lo que siento es real y no lo pienso ocultar,
veo tu luz y esa sonrisa que se dibuja en el espacio,
yo recorro tu sendero, con calma, respirando muy despacio.

Esta mañana fué la primera de la segunda que no estás,
dejé todo en su lugar y publiqué nuestra noticia en esa nave espacial,
mirando de vez en cuando al lado y poniendo tu canción,
siempre que recuerdo esa mirada, se me alegra el corazón.

Esta noche, te volveré a soñar y me pondré a cantar al despertar,
veo a lo lejos entre las estrellas esa estela de tu vida y te vuelvo a imaginar,
cuando despierte sentiré que estas conmigo y lo estás, siempre estás,
mientras escribo esta carta que tú inspiras…creo oírte respirar.

Carta a la Luna 89 – Viaje Lunar 2 – Día 2

Que bonito es despertar con tu recuerdo, después de un sueño,
con tu imagen todavía en mis ojos, que no quiere despegarse,
con la idea de haberte dado un beso muy despacio, hace un rato,
después de un sueño, todavía yo te siento y te digo que te quiero.

Que increíble es llevarte a mi lado todo el tiempo, aunque estés lejos,
de paseo, siento que caminas a mi lado, cuando voy y cuando regreso,
con tu aroma que resiste todavía ser vencido, en el aire que respiro,
aunque estés lejos, todavía yo te tengo y te confieso que te quiero.

Que impresionante es la alegría si es contigo, con esa sonrisa,
estos días, los mejores que he tenido y me haces sentir tanto la vida,
esos ojos y esa curva en tu boca, cuando llegas y mi pecho se desboca,
con esa sonrisa, que me inspira, tengo todo y te recuerdo que te quiero.

Carta a la Luna 74 – Ahora, mañana

Ahora que dejé el disfraz de malo,

que no doy un paso al costado,

que te quiero de verdad.

Ahora que no me cubre la impaciencia,

que ya no siento más violencia,

solo te quiero abrazar.

Ahora que la vida es tan corta

y tú lo que más me importa

le hago caso al palpitar.

Mañana es un sueño con tu boca,

tu sonrisa y esa curva peligrosa,

que estoy dispuesto a tomar.

Mañana nadie sabe y no sé si estaré,

pero por lo pronto apostaré,

todo lo que tengo y no me rendiré.

Mañana irme contigo a pasear por el espacio,

abrazarte entre las estrellas muy despacio,

un poema y un “te quiero” cada día sin retraso.