Carta a la Luna 363 – Peor el sol

Caminando por la noche y el espacio
apretando en las manos una carta
no me importa el final, porque tiene que llegar
y la luna ya no sale, por aquí no se ve a nadie
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando paso a paso, muy despacio
me acompaña un recuerdo que no calla
la cordura es pesada, la dejé por ahí tirada
y la luna se ha marchado, ni un cuarto ha quedado
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Caminando, hace frío, no me paro
voy curado por haberme enfermado
las estrellas despertando, todo otra vez girando
y la luna está dormida, se olvidó la despedida
me robé un rato al sol, pero fue mucho peor
porque quema, pero no me da calor

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.