Carta a la Luna 94 – Viaje Lunar 2 – Día 7

Porque eres tú, simplemente tú, cuando me miras o me sonríes,
siempre fuiste tú, aunque abrazara una estrella, estabas tú en mi cabeza,
eres el tiempo en mi paciencia y el credo de mi conciencia frente a la belleza,
eres tú, este momento mientras te escribo y me invento un nuevo intento…
de ponerte en un texto, lo que me quema por dentro y lo que siento por ti.

Porque eres tú, todo se llama igual que tú cuando pregunto por el nombre,
siempre fuiste tú, allí en el cielo y antes de conocerte ya podía verte,
eres el pozo en mi desierto y el deseo escondido en una estrella fugaz,
eres tú, ese momento cuando nos gana el silencio y cruzamos las miradas,
me bloqueo en tus ojos, sin palabras para decirte lo que siento hoy por ti.

Porque eres tú, la que regresa, yo preparo las maletas para saltar de la nave,
siempre fuiste tú, aunque vuelvas y yo vaya, seguro nos cruzamos en el viaje,
eres aire extra cada vez que siento que me ahogo, te respiro y me incorporo,
eres tú, cuando me despierto recordando un sueño terminado en un beso,
sólo quiero hacerte sonreír y decirte de mil maneras todo lo que eres para mi.