Carta a la Luna 128 – ¿Dónde?

El astronauta parpadeó, una nube espacial mareó el norte del compás natural en su camino estelar…y de repente perdió de vista a la luna, acostumbrado a la suerte de poder verla a diario, estos días extraños le juegan malas pasadas…él sigue escribiendo, él sigue sintiendo….tal vez hoy la vuelva a ver, tal vez no.

Ahora viajo solo acompañado de todo y de nada, el universo no se levantó de la cama y bosteza estrellas cada medio minuto, no necesito refugio, me quedo expuesto y así estoy bien y hasta contento, sin nada que esconder y sin perderme de mi propia vida, flotando conmigo a la deriva y con el corazón incendiado, el calor por mis venas, muy lejos las penas…y dónde estas tú?

Ahora sueño solo y sueño contigo seguido, tengo la enfermedad de tu sonrisa de capitán de mis latidos, tan fuertes que hasta el pecho se me ha partido, me quedo un rato en silencio sin querer entender lo que no entiendo, simplemente sonriendo y let it be, todo cambió desde que te conocí y sigue cambiando y es así, el corazón siempre pateando, yo siempre cantando…y dónde estás tú?

Ahora quiero tanto, arde tanto, espero tanto y no hago más el tonto, estoy creando y escribiendo gracias a tu regalo, estoy atento al golpe de la idea empezando en tu recuerdo, yo me acuerdo y lo siento todavía, nunca fue mentira o fue menos, aunque lejos no me alejo ni un momento, siempre empiezo el día abrazado a lo que me haces sentir, estoy aquí en el espacio y esta carta es para ti…dónde estas tú?

Carta a la Luna 40

El viaje continua, es por momentos accidentado pero puedo con ello,

ahora que no te veo, sólo cuento con mi memoria enamorada y un sueño…

tengo tus ojos y sonrisa en mis manos al escribir y estoy bien con eso.

Mientras pasa a mi lado una estrella fugaz deseo que seas feliz de verdad,

que jamás te detengas y sigas creando, que te atrevas a vivir en libertad…

tengo canciones, dibujos, momentos de ti y un deseo latiendo sin parar.

Me ayudaste a liberarme de cadenas imaginarias y aquí estoy yo, tal cual soy,

viajando sin miedo, sin ti pero contigo y por fin, conmigo contento voy…

no sé si éste será mi viaje final…sólo sé que aún sin aire, voy a continuar.