Carta a la Luna 378 – Hay

Hay, una caída, un pendiente
aprendí, a flotar en la corriente
hay, un espacio que no quiere
también hay algo nuevo, lo de siempre

Hay, un color que sabe mal
un motor rugiendo en la ciudad
hay, una chica alunizada
también hay una verdad, disfrazada

Hay, algo más porque hay menos
en la memoria, algo que no recuerdo
hay, un eclipse en mi ventana
también hay algo escondido, en la mirada

Hay, una sonrisa y despedida
nada que ver, donde antes siempre había
hay, un camino muerto de risa
también hay, algún golpe que no avisa…

Carta a la Luna 371 – Restos adiós

Salgo un rato a respirar
no descanso bajo el mar
navegando en la corriente
ya quizás nunca regrese

Atentado espacial
explotó y no va más
llueve el sol sobre mis manos
sobre restos voy descalzo

Inconsciencia orbital
omitiendo la verdad
sólo traje un abrazo
y unas carta bajo el brazo

No fue nunca suficiente
morbo de dejar pendientes
adivinando entre dientes
el presente estuvo ausente

Si, resulta que es así
me iré lejos de aquí
llevo aire en la maleta
libertad en la cabeza

Un café de despedida
entrando por la salida
nada importa en realidad
el que llegó ahora se va…

Carta a la Luna 110 – Marea espacial

La marea espacial bailando para ti al compás,
estrellas sumergidas brillando sin respirar,
el ritmo de mi pecho, hace eco en tú reflejo,
la belleza en tu energía, hace efecto y yo conecto.

La corriente espacial, ahora quiere aterrizar,
grandes olas y planetas sobre mi veo volar,
el ritmo de tu risa, como un sónar en el silencio,
desde los ríos en mis venas fluyo, hacia ti derecho.

Tu marea espacial va meciendo mi universo,
en mi barca sideral rema fuerte lo que siento,
el ritmo en tú parpadeo, me detiene en el tiempo,
no hay tormenta que detenga, no naufragará éste incendio,
a tu orilla una botella y una carta, que firmé con un “te quiero”.

Carta a la Luna 41

Volví a soñar con ese abrazo y desperté con la almohada ente mis brazos,

inventé unos poemas para dar calor a este invierno en el espacio…

sigo escribiendo desafiando a lo correcto y a la razón.

Volví a plantar la rosa que te iba a regalar, para que dure un poco más,

camuflé el dibujo que te hice entre bocetos hace unos días atrás…

sigo escribiendo impulsado por algún tipo de epidemia espacial.

Volví a practicar esa canción de nuestros conciertos cancelados,

planché la camisa de esa cita que sólo en mi mente sucedió…

sigo escribiendo porque estoy enamorado…y ¿qué más da?

Ahora vuelvo a fluir con la corriente del presente a mi lado,

a calmar mareas que golpean agitadas en mi mar,

tengo el sueño en el horno a punto de realidad,

yo escribo porque mi pecho no se cansa de cantar…

sigo escribiendo porque creo en lo que siento y no lo puedo evitar.