Carta a la Luna 253 – Ahora mismo

Ahora mi vida es tan mortal,
ahora que aterrizo sin poderme bajar,
ahora que saben a sal todas mis heridas,
ahora que todas las puertas son de salida.

Ahora mi vida vive cerca al filo,
ahora que ya no quiero y que no pido,
ahora todas mis canciones se terminaron,
ahora que no sé si mis cartas se te acercaron.

Ahora que mi vida no te respira,
ahora que esta asfixia no se termina,
ahora que me vendí barato por confiar,
ahora que la fortuna me vuelve a despreciar.

Ahora mi vida perdió el pulso,
ahora que se siente todo inconcluso,
ahora no hay reforma que me pueda arreglar,
ahora que sigo escribiendo por no poderte olvidar

Carta a la Luna 175 – En ti

En tus ojos una mañana me perdí, me dejé llevar y vi lo que había ahí, en tus ojos, filtros verdes de energía y tu verdad, en tus ojos una historia que no puede terminar, en tus ojos, ilusión y un par de musas mirando por el cristal, en tus ojos me olvidé de respirar.

En tus manos una tarde me encontré, me dejé llevar y aprendí a confiar, en tus manos un tatuaje artificial y yo tu artista personal, en tus manos el calor cuando empezaba a tiritar, en tus manos el universo en un segundo cuando te pude tocar, en tus manos es más fácil respirar.

En tu boca una sonrisa especial, una curva imposible de olvidar, en tu boca se detiene hasta el tiempo y un momento supera la eternidad, en tu boca un concierto de tu risa, esa magia en la brisa cuando te pones a hablar, en tu boca, sólo un beso es un incendio espacial, en tu boca no hace falta respirar.

Carta a la Luna 158 – Estoy contigo

Después de todo, entendí el lenguaje del espacio, la silueta de tu risa, la belleza en tu sonrisa y tus pasos inspirando, uno por uno a mi presente, que olvidó ya el pasado, no me importa el futuro, sólo tú ahora mismo, ya no hace tanto frío, este astronauta estará siempre contigo.

Después de todo, aprendí a oír al viento, la canción de tu alegría todo el día y soy feliz, estoy contento y escribiendo para ti, no estás sola, estoy aquí, no me importa lo que venga, sólo tú ahora mismo, porque tengo un motivo, este astronauta estará siempre contigo.

Después de todo, me perdí en un momento, no desperdicio más el tiempo, para decirte lo que siento, puedes confiar en mi, quiero que seas feliz, te daría el corazón, no me importa la razón, sólo tú ahora mismo, porque sigo en el camino, este astronauta estará siempre contigo.

Carta a la Luna 138 – Nadie antes como tú

Tú sabes la verdad, llevo una década más que tú dando vueltas por este valle azul, quiero dejar claro que nadie antes como tú me sucedió, aprendí a querer, a dar y al infinito esperar…nadie antes como tú.

Tú tienes que confiar, llevo más tiempo que tú cantando en este lugar azul, quiero querer, aprendí a quererte para en el espacio hoy, de vista perderte, no se dónde estás, tal vez te vuelva a encontrar…nadie antes como tú.

Tú tienes que comprender, estoy hecho de hueso y piel, me puedo echar a perder con tanto frío, no me puedo conservar si dejo de palpitar, todavía sé escribir cartas para ti, si quieres leerme…nadie antes como tú.

Carta a la Luna 134 – Sin mirar atrás

Decido seguir, no me voy a rendir, no puedo morir pero dejé de respirar, escribo poemas bajo un huracán, no aguantan mi piernas si quiero correr, sólo saben caminar, por un camino de hielo sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, te puedo sentir, sobreviví a mi propia extinción, bajo una tormenta te volví a escribir, no sé si me escuchas pero volví a cantar por ti, por un bosque de estrellas me perdí y sólo quiero continuar, no voy a mirar atrás.

Decido seguir, decido confiar, dejé mucho atrás para encontrarme aquí, escribo y mis venas vuelven a arder, compito con nada y no perderé, me duele y patea, pero lo siento real, no me voy a ignorar y sólo quiero continuar, sin mirar atrás.

Carta a la Luna 118 – Obras en la Luna

Obras sobre ti, obra de arte, quisiera ayudar pero no debo involucrarme, tengo que apretar fuerte los dientes y aguantarme, tengo que escribirte y nada más, sabiendo que lo estás pasando mal, obras y escenarios personales, tenemos que confiar, nunca es tarde y la función siempre debe continuar.

Obras sobre ti, obra de arte, es difícil tener que contenerme así, porque te adoro desde que te conocí y lo que has hecho tú por mi…obras mías, de mi vida son para ti, lo que siento no se puede describir, aunque es momento ahora, de quedarme quieto aquí, haré todo lo que pueda para hacerte feliz.

Obras sobre ti, obra de arte, yo decido no asfixiarme y pelear por ti, tú eres libre también de decidir el ritmo de tú canción para vivir, obras de miedo, de medianoche en mi cama, luna siempre estás en el cielo cuando haces falta, aunque los nervios muerdan con fuerza, aunque los pensamientos asusten al corazón, siempre es ése golpe en el pecho, quien nos da la razón.

Obras sobre ti, obra de arte, ahí voy a estar para pintarte si pierdes el color, no es una promesa vacía, suicida, es que te quiero con todo lo que soy, obras lunares sobre tus lunares, obras que llevamos en la piel y en la mente, estar aquí cuatro días ya es una suerte, no nos alejemos nunca del ahora, obras espaciales, obras mundiales, recuerda ese cartel, cuando salimos de la nave, que ponía: respira, todo es posible…sonríe, nada es tan grave.

Carta a la Luna 115 – Todo, seguro va a estar bien

Todo, seguro va a estar bien, ya no tienes que correr, sólo debes caminar por la curva en tu sonrisa y confiar, todo va estar bien, el espacio entero brillará, yo escribiré para alegrarte desde Marte o desde cualquier parte, que más da, porque todo estará bien aunque cueste empezar, al terminar tu siempre sonreirás, todo va a estar bien al final.

Todo, seguro va a estar bien, me lo prometió una estrella fugaz que te conocía también, todo estará bien por la noche y por el día, tu risa es la más bella poesía y también es medicina para el corazón, deja que entre por el balcón, por la ventana cada mañana, antes que salga el sol, todo estará bien cuando despiertes y sonrías otra vez.

Todo, te aseguro estará bien, me lo tienes que creer no es mentira…el futuro está crudo y el pasado de moda está pasado, lo que sientes está aquí y está mejor que nunca, ahora, cada segundo junto a ti es lo más bello en mis horas, ahora todo está contento y la vida es más vida y mejora, cuando estás cerca de mi, te miro y lo presiento…serás feliz, no vas a poder parar de sonreír.

Todo estuvo bien cuando me decidí, a cruzar el mar y ahora el espacio, por ti…porque di el paso estando descalzo, por que sin paracaídas pegué el salto, porque escribo lo que siento y hasta lo canto cuando estoy a tu lado, camuflado en cualquier canción, todo se siente tan bien con emoción y la imaginación renace y se vino a vivir junto a mi…todo, te aseguro va a estar bien, princesa no debes temer, que yo siempre estaré, éste astronauta no te dejará de querer.

Carta a la Luna 77 – Te llevo

Te llevo a mi lado, como un sueño recurrente,
entre abrazos y un beso, repitiéndose en mi mente,
llevo el tacto de tus manos y al miedo inconsciente.

Te llevo a mi lado, viajo ligero y muy enamorado,
encendiendo el motor que antes llevaba congelado,
llevo tu sonrisa como un pin en la camisa atravesado.

Te llevo a mi lado y a pesar de todo no estoy sólo,
voy por tu sendero escribiendo y perdiéndome en tus ojos,
llevo cada instante de tu vida y tu alegría es mi tesoro.

Te llevo a mi lado por las tardes cuando arde el corazón,
cuando lo que siento afirma que te quiero más allá de la razón,
llevo el fuego de un segundo en tus labios y eso no es ficción.

Te llevó siempre al lado, bien pegada al costado, a la izquierda de mi pecho explorando y encontrando que te quiero como no pensé que podría hacerlo algún día y todavía me sorprendo, cuando entiendo y me centro en el sentimiento que convive con mis sueños y la esperanza de encontrarte dormida y tranquila, para despertarte con un beso.

Yo te llevó y estoy contento a pesar de estar lejos porque veo tu reflejo en mis manos cuando escribo, cuando canto y cuando me siento en un banco y decido confiar en el milagro de verte pasar y que te sientes a mi lado, después de conversar, robarte un “quizás”, llevarte de la mano a mirar esas estrellas bellas que a tu lado son pequeñas y decirte al final lo que ya sabes, lo que callo y no digo, pero escribo y lo hago con detalle…hoy te repito que te quiero, otra vez, no me muevo del camino, yo aquí sigo y no me rindo, no me rindo…

Carta a la Luna 46 – Ahora el alba

Ahora que ya no deseo, que ya no espero y que viajo contento,

ahora que no pasaste por el sendero que estoy cruzando,

ahora que siempre te quiero, te veo a lo lejos y no me rindo…

 ahora el alba es tres veces al día y siempre está al despertar.

Ahora que he enterrado a ese tipejo que se iba de copas con la soledad,

ahora que he arrancado esas cadenas, he desatado a mi libertad,

ahora que el pasado muere de hambre y este momento es toda mi vida…

ahora el alba es tres veces al día y siempre está al respirar.

Ahora que me hago fuerte, aún me sorprendes con esa energía espacial,

ahora que el ego se ha ahogado, yo he respirado y el pecho sabe confiar,

ahora que sigo escribiendo y enamorado, de esa sonrisa de nunca acabar…

ahora el alba es tres veces al día y me recuerda que dar es dar.

Carta a la luna 45 – Hoy vamos

Hoy que pintaste un poco de luz de plata en mi noche,

vamos a sonreír, cantar y abrazar, que invito yo,

vamos a volvernos locos en medio de un beso…sin prisa,

vamos a ponerle el soundtrack a la vida con tu risa.

Hoy sigo flotando en el espacio y el viaje está contento,

vamos a bailar, que aunque no sea muy bueno yo lo intento,

vamos a romper algunas reglas hasta que ya no quede ninguna,

vamos a soñar con una historia entre un hombre y la luna.

Hoy que ya no puedo dar marcha atrás, que no me voy a rendir,

vamos a pasear por el universo, libres, dejémos al corazón rugir,

vamos a quitarnos la armadura, para entre las estrellas podernos fundir,

vamos a confiar en nuestra suerte, vamos a atrevernos a sentir.