Carta a la Luna 369 – Miedo a las alturas

Viví en este lugar, soñando con una sonrisa
algo pronto va a pasar, camino por la cornisa
me hice amigo del bien y del mal, crucé la linea del miedo
escribiendo vuelvo a hablar y prefiero siempre estar contento

El principio es el final, partido ahora estoy completo
nunca quise renunciar a seguir haciéndome viejo
me hice artista personal, sin respirar, de la luna
salté del planeta sin más y tengo miedo a las alturas…

Carta a la Luna 181 – Entre nubes

Entre nubes viejas espaciales, hay efectos especiales y se nubla la razón, entre el lápiz y mis manos hay un nexo, siento fuego, el papel resistirá, entre el cielo y el infierno, la galaxia y tú, entre música estridente hoy me pierdo y no estoy, entre estrellas y cometas nada vibra sin tu voz.

Entre golpes, meteoritos no me dejan maniobrar, hay defectos especiales pero voy a continuar, entre tanto mis latido necesitan ser oídos, entre todo lo que tengo y lo que he perdido, tu mirada está presente, entre el frío del ambiente tu calor se me grabó, entre estrellas y cometas, si no estás no hay color.

Entre todo lo que quiero, tú siempre estás primero, aunque duela y me mantenga respirando de ilusión, siento tanto, si te veo, siento más si eres feliz, entre mares y siluetas juro que una vez te vi, hace años, ya soñaba con tu vida, utopía en carne y hueso que se hizo realidad, pero quizás, no pueda llegar a ti, aún así, jamás me voy a rendir, entre la suerte y el uno por ciento, entre el milagro y todo lo que siento…entre tantos universos, si no estás, no está completo…

Carta a la Luna 104 – LADO A

La fiebre del sol alumbró en tu rostro y se incendió mi corazón, despertó,
hasta que te conocí no sabía respirar, me apagaba entre aplausos en un teatro,
empecé a despertar cuando te vi allí brillando, cuando por fin salté el atlántico,
luna bella, la verdad es que nunca imaginé estar aquí escribiendo en el espacio,
por quererte, por haberme enamorado tan fuerte…nunca lo habría imaginado.

Cuando llegaste, la primera vez que hablaste y cuando me abrazaste,
antes de ti, tuve sólo simulacros de calor en un abrazo, tú me incendiaste,
empecé hasta a cantar cuando entendí que te vería cada mañana de la semana,
luna bella, la verdad es que sonrío cuando te veo desde mi cama en la ventana,
porque tu efecto en mi vida es especial y no se acaba, no lo cambio por nada.

Este tipo que te escribe, en cada carta te describe lo que siente por tu vida,
hasta que te conocí sólo corría y me caía otra vez, no encontraba la salida,
empecé hasta a escribirte un “te quiero” camuflado en un papel todos los días,
luna bella, la verdad, cuando me pierdo en tu mirada, ya no me importa nada,
lo que tengo para ti es invisible y es todo lo que puedo ver, no hay palabras.

Te aseguro, que aunque sea más pequeño que cualquiera de tus estrellas,
puedes creer en este astronauta improvisado, en este viaje y todas mis cartas,
aunque veas que parece que me apago, llevo al sol entero por dentro,
aunque mi corazón parezca roto, mira el dibujo otra vez, está completo,
puedes creer, que a pesar de la dificultad, si me necesitas, siempre voy a estar.

Carta a la Luna 53 – Viaje lunar, día 1

Contigo tengo una sonrisa por cada una de mis tonterías,

una mirada que se engancha y no termina,

un pequeño golpe en el hombro o un dibujo sobre mi.

Contigo tengo la creatividad pegando saltos todo el día,

y una emoción que nunca baja y que te admira,

un sentimiento que no viví en toda mi vida.

Contigo tengo la ilusión a flor de piel como rutina,

el corazón bien abrigado por el motor de la esperanza,

mil preguntas y sólo una respuesta que se llama como tú.

Contigo ser feliz es más completo y el momento es eterno,

yo lo pienso y tu lo dices, o lo pensamos y lo decimos al mismo tiempo,

compartimos algo grande que no se explicar muy bien pero lo siento,

contigo a mi lado o en mi pecho es mucho mas bonito, estar vivo y sonriendo.

Carta a la Luna 47 – Tengo

El astronauta, ve por fin la salida a aquel desvío espacial…poco a poco ve luz asomarse y pintar el papel dónde escribe otra vez:

Tengo un momento espacial al día para ti, todos los días,

tengo ese problema bendito de no querer dar marcha atrás,

tengo un viaje por el espacio inmortal, y yo soy el capitán.

Tengo una mañana cada día para cargar la batería,

tengo una confianza ciega en la canción de tu sonrisa,

tengo un sueño que se muere por poder ser realidad.

Tengo tiempo y tengo aire, tengo un abrazo de equipaje,

tengo el latido completo y curado de cualquier espanto,

tengo mis manos trabajando horas extra mientras canto.

 

Tengo el golpe aún marcado, el que me hizo revivir,

tengo la esperanza en carne viva y me hace sonreír,

tengo corazón contento y fue mucho gracias a ti…

por eso querida luna, este astronauta va a seguir.