Carta a la Luna 183 – De mi

El fantasma de mi barrio se acercó a mi cabeza, el ruido de mis calles empieza, oscuro el espacio, las estrellas se alejan, cometas agotados caminan y no vuelan, yo sigo con mi viaje, no llevo equipaje… y sigo enamorado de ti, no sé que será de mi.

El recuerdo a patadas me despierta ideas, el triste argumento del silencio me espera, colores y paisajes de lugares remotos, quedaron en mi sueños y todos se me han roto, despierto en mi viaje, dentro de este traje…y sigo loco por ti…no sé que será de mi.

El momento que regresa, ya no sienta cabeza, el recuerdo de tus ojos, el sonido de tu risa, el calor entre mis manos, la musa en tu sonrisa, aprendí a esperar, a no tener prisa, yo sigo en tu camino, muero pero siempre revivo…y sigo respirando por ti…no sé que será de mi.

Carta a la Luna 107 – Después de todo, otra vez tú

Después de irme del planeta, después de escribirte unos poemas, después de quererte tanto y aprender a ir despacio, de mi pacto de no agresión con mi propio llanto, después de escaparme del abismo en la grieta de mi mismo, después de un beso, o unos cuantos, después de haber perdido el tiempo por ir corriendo tras sus pasos, otra vez estás tú, frente a mi estás tú.

Después de perderme en el fondo de una botella, después de encontrarme en tus ojos llenos de estrellas, después de aprender a confiar totalmente en ti, después de un abrazo y tú efecto en mi, después del concierto en mi corazón dedicado a tú huella en mi imaginación, después de haber también de ti dudado, después de haberme defraudado, después de aburrirme de creerme listo y estar atontado, después de verte pintar mi vida de colores de pronto, ya no me escondo, estás ahí, no muy lejos de aquí.

Después de perderme detrás de una máscara de gas, después de por fin aprender a respirar, después de domesticar a mi paciencia, después de escuchar al corazón y olvidarme de la ciencia, después de la duda y el temor, después de confesarte que por ti me muero y que todo a tú lado es mejor, después de ser un poco soñador y dedicarte otra vez una canción…después de tantos años con los ojos apagados, ahora me veo, verdaderamente enamorado.