Carta a la Luna 397 – Despegar, despertar

Despegar hacia el centro
derretirme un momento
decifrar el secreto
permitirme el silencio

Golpear contra el suelo
caminar sobre el fuego
no saber que estoy muerto
provocar más al tiempo

Sonreírle a quién quiero
ser más viejo, como nuevo
es tan fugaz lo eterno
despertar de este sueño…

Carta a la Luna 210 – Me olvido de mi

Proceso cósmico donde me ausento, espacio invadiendo el norte, nunca mi centro, espejismo de tu rostro sonriendo y mis ganas, encerradas por su propio bien, quisiera tenerte aquí esta noche, mientras tanto me olvido un poco más de mi.

Despistados los recuerdos de quién fui, espacio apretando el cuello, nunca mi centro, un sonido regresando y tu nombre, grabado sobre mi piel, quisiera abrazarte esta noche, mientras tanto me olvido un poco más de mi.

Exiliado el temor, no me arrepiento, espacio rompiendo un sueño, nunca mi centro, aún golpea y resiste el corazón porque te quiero, mientras respire, aquí te espero, quisiera besarte esta noche, mientras tanto me olvido un poco más de mi.

Carta a la Luna 202 – Si no te encuentro

No sé muy bien a dónde voy, no veo nada alrededor, llevo apretado en el puño la razón, no sé por qué no estás aquí, no queda mucho más de mi, cuando te fuiste también siento que me fui, ya no importa el destino, ya se borró hasta el camino, si no te encuentro pronto, luna, estoy perdido…

No sé muy bien de dónde vengo, pero aún sé a donde voy, siento la pena asfixiando al dolor, no sé por qué esto es así, por qué me olvido hasta de mi, por qué la vida se pintó toda de gris, ya no me importa más el riesgo, me importa sólo lo que siento, si no te encuentro pronto, luna, pierdo el centro…

No sé muy bien por qué no estás, sólo te fuiste, así sin más, tal vez no quieras que te vaya a buscar, pero no puedo evitarlo, respiro por quererte tanto, creo que ni si quiera yo sabía cuanto, ahora no sirve estar callado, quisiera oírte decir algo, si no te encuentro pronto, el corazón se habrá apagado…

Carta a la Luna 108 – Más de ti

Un momento en tu mirada, tiene magia y tiene paz,
cada sonrisa de tus labios, adicción total,
yo te observo desde lejos, pero siempre estás aquí,
ya no sé si estoy soñando, pero siento tanto desde que te vi.

El incendio en mi pecho, siempre me sabe a ti,
en cada cielo de mis sueños, luna, siempre estás ahí,
yo te quiero desde el centro de mi vida, cada día un poco más,
ya no sé si estoy dormido, pero contigo todo es mucho más real.

Cuando escribo y te recuerdo, todo está mejor,
tu me dejas sin aliento y ya no existe más dolor,
yo quisiera abrazarte sin relojes y besarte una vez más,
eres de mis días lo más bello, por la noche quien me vuelve a inspirar.