Carta a la Luna 337 – Soñando al despertar

La herida era un fantasma
una frase ensayada, enyesada
este astronauta ahora parte
se rompe en olas sobre el mar
reúne un respiro para el final
la gravedad ahora pesa un poco más
las cartas que no llegan
de mi se olvidarán
que encierro puede ser la libertad
cuando sales a volar, pero sin alas
eres preso de la brisa en picada
en segundos eres nada y aceleras
apretando el corazón
mientras sientes que no llegas
pero ya no eres, eras
golpeaste otro paisaje
te adueñaste de un instante
hombre del espacio
duérmete despacio y sueña
sueña al despertar.

Carta a la Luna 300 – Después de todo sigo aquí

Después de trescientas cartas
sigo escribiéndole a la luna
sigo entre estrellas, entre tantas
pero similar, ninguna
después de un golpe de suerte
y otro del olvido
después del tiempo
aquí sigo vivo.

Después del pasado
sólo tengo presente
voy más desgastado
pero jamás ausente
un beso y sonrisa
aprendí por fin a verte.

Después pero antes
que sea tan tarde
después de hablar tanto
y al final, en realidad, nadie sabe
después todo, es igual
después, volveré a estar.

Carta a la Luna 282 – Tengo algo

Tengo insomnio en mis sueños
tengo tinta en los dedos
cartas que no sé si llegarán
tengo un hambre pasajero
que aprendió a ayunar
tengo el fin para empezar
tengo ahora la esperanza
con ataques de ansiedad
tengo guardado este cuento
que nunca pudo acabar
tengo todos mis latidos
a punto de caducar
tengo todos los sentidos
ahogados por naufragar
tengo tanto y tú tampoco
acierto si me equivoco
tengo un paso más que dar
queda tanto por andar
tengo tu acción y mi reacción
tengo un beso recurrente
tengo la verdad que miente
y yo tengo también nada
demasiado exagerada.

Carta a la Luna 253 – Ahora mismo

Ahora mi vida es tan mortal,
ahora que aterrizo sin poderme bajar,
ahora que saben a sal todas mis heridas,
ahora que todas las puertas son de salida.

Ahora mi vida vive cerca al filo,
ahora que ya no quiero y que no pido,
ahora todas mis canciones se terminaron,
ahora que no sé si mis cartas se te acercaron.

Ahora que mi vida no te respira,
ahora que esta asfixia no se termina,
ahora que me vendí barato por confiar,
ahora que la fortuna me vuelve a despreciar.

Ahora mi vida perdió el pulso,
ahora que se siente todo inconcluso,
ahora no hay reforma que me pueda arreglar,
ahora que sigo escribiendo por no poderte olvidar

Carta a la Luna 243 – Las malas lenguas

Dicen que yo ya no soy el mismo,
dicen las estrellas que perdí,
dicen que persigo un espejismo,
dice tanto el corazón de ti.

Dicen que todo esto es imposible,
dicen que te ponga en tu lugar,
dicen que mi impuesto es deducible,
dicen que me tengo que callar.

Dicen del amor y del dolor,
dicen que te deje de querer,
dicen que sin ti estoy mejor,
dicen que ya no vas a volver.

Dicen que no finja respirar,
dicen que regrese a los vicios,
dicen que ya no puedo volar,
dicen que escoja el precipicio.

Dicen tantas cosas por ahí,
dicen que es mejor encarcelado,
dicen que ya nadie quiere así,
dicen que no siga enamorado.

Dicen que el dinero y la sonrisa,
dicen que las cartas no te llegan,
dicen que me asome a la cornisa,
dicen que me rinda a la condena.

Dicen que te adorarte es blasfema,
dicen que es igual estar sin ti,
dicen que es inútil esta espera,
dicen que tu no piensas en mi.

Carta a la Luna 235 – Lo que soy sin ti

Caminante asfixiado en cero gravedad, corazón vampiro tras la sangre del olvido, ciudadano del espacio apagándose despacio, arquitecto de mis sueños que no hacen más que despertar, pasajero de un destino que no existe en realidad, prisionero sin cadenas por pagar mi libertad.

Astronauta enamorado, que te vino a buscar, escritor de estas cartas que no sé si llegarán, odio el vicio de no verte, enganchado a quererte, navegante naufragando, en tu mar de vez en cuando, cantinero de mis penas, Júdas en mi última cena, prisionero sin cadenas que no quiere escapar.

Kamikaze jubilado, extranjero aquí y allá, souvenir de tus abrazos, una historia que contar, música que no termina, concierto a la eternidad, mentiroso aficionado que te dice la verdad, un artista sin su musa, juego a la ruleta rusa, un loco que sin tenerte, ya no te puede dejar

Carta a la Luna 211 – Musa fashion espacial

Cuando te vi llegar, rodeada de luz lunar, ultravioleta mirada arrasando mi piel, tu sonrisa siempre espacial, hoy quiero llegar, pero ahora no estás y me puedo congelar…

Sólo recordar, escapaste entre las sombras del espacio y voy detrás, te quiero encontrar, musa fashion espacial, sin fuerza quisiera gritar, pero ahora no estás y me puedo acabar…

Se agota el aire, en gravedad cero, aprieto los dientes, no existe el regreso, cruzando a cuerpo tu ruta espacial, el traje no sabe aguantar, pero ahora no estás y me puedo asfixiar…

Palabras para ti, en cartas envío trozos de mi, desde que te fuiste, los latidos bajan, extraño tanto tu energía espacial, te llevo tatuada, pero ahora no estás y me puedo apagar…

Carta a la Luna 209 – Encuéntrame

Me arranqué el camuflaje para ti, despegué de mi planeta y no me arrepentí, me encendí para que tú me puedas ver, dibujé un corazón cada mañana en tu piel…Luna, por favor, encuéntrame.

Me perdí hace unos días por aquí, me olvidé como me llamo y no te vi, me arriesgué, quiero que sepas que me encantas, aún te regalo estas cartas…Luna, por favor, encuéntrame.

Me inspiro sólo al leer tu nombre, tú tan bella y yo en este uniforme, me congelo ahora que no estás aquí, es tan fuerte lo que me haces sentir…Luna, por favor, encuéntrame.

Me disipo y el tiempo ya no perdona, tú tan lejos, mi sonrisa pierde forma, me confieso un simple ser humano, que de ti se ha enamorado…Luna, por favor, encuéntrame.

Carta a la Luna 204 – Por aquello

Por aquello que encontré en tus ojos, es que ahora me pierdo, por aquello que dejé de sentir, es que ahora siento, por aquello que sufrí, es que sano y caigo enfermo, por aquello que viví, es que aprendí sin aire a sobrevivir.

Por aquello que encontré en tu sonrisa, es que sonrío, por aquello que quemó, es precisamente por lo que ahora sólo hace frío, por aquello que entregué en un abrazo, por aquello que me rompió en pedazos, por aquello que se fue, es que ahora ya no sé volver.

Por aquello que encontré en tus mañanas, escribo más de doscientas cartas, por aquello que pareció, por aquello que se desenmascaró, por aquello que soñé, es por lo que ahora sudando, desperté, por aquello de lo que creí estar tan seguro, es que ahora todo parece tan absurdo.

Por aquello que pegó fuerte y que ahora me duele, por aquello que besó y venció al tiempo, es que ahora a mi no pertenezco, por aquello que incendia la revolución en mi centro, es por lo que sigo latiendo, por aquello que me arranqué del pecho, aquello que me dejó incompleto.