Carta a la Luna 193 – No sé si tú

El sonido de mi paso es invisible en el espacio, los planetas y cometas no se enteran, el pasar del tiempo infinito no me espera y ya nada va a volver, ya no hay nada que temer, despertar todos los días sin soñar, en cada carta algo de mi, sabes que vine a por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El fluir de tus mares por los trazos de mis manos, la respuesta para mi, es sentir, hundirme en tus ojos y sentir, nada nunca se vuelve a repetir, ya no hay monstruo en el espejo, si me pierdo o me encuentro ya da igual, es lo mismo, el final de un abismo fue el comienzo para mi, sabes lo que siento yo por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El dolor por el ego está muerto, antes ciego, ahora tuerto veo mejor, cuando uso solamente el corazón, es el ojo y mi motor, tu energía me incendió y ya no paro, es difícil, muy difícil todo esto, pero es mío y lo abrazo, todo esto es mi elección, mi cero coma uno por ciento, es mi vida y mi verdad, cuando ya no puedo más, sigo igual, sin querer, te quiero tanto, sabes lo que eres para mi, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

Carta a la Luna 190 – Todo mejor

Un paisaje difuso, un recuerdo intruso, tu mirada ocupando mi espacio, tu canción al oído, lo profundo y el frío, ahora entiendo más y también mucho menos, ahora te espero encontrar, da igual si me pierdo…

Un bosque de estrellas, un mar de ti, de reflejos, tan cerca y tan lejos, el tatuaje de tu sonrisa, flotar sin correr, no hay prisa, la cicatriz del pasado, la suerte de estar enamorado…

Mis manos fluyendo para ti, una carta cada día y algo más de mi, palabras mensajeras volando entre cometas, todo es imposible si nunca lo intentas, el corazón y el motor, cuando estás cerca, está todo mejor…

Carta a la Luna 187 – Ojalá estuvieras

Estuviste siempre ahí, al salvarme de mi mismo, eres esa medicina y una dulce enfermedad, me volviste a inspirar, lo que dice tu mirada sin hablar es espacial, energía que alimenta cada carta hambrienta, me haces mucho bien y no sé si te das cuenta, sé que puedo esperar, pero a veces es difícil porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Saliendo de un abismo, con tu mano en la mía, el universo estalló, empezó a llover color y el silencio me gritó, tu sonrisa es una droga espacial recorriéndome las venas, yo intentaré llegar en una pieza, te quisiera encontrar aunque me pierda, pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Entre el espacio y la pared, a veces yendo al revés, eres musa inevitable, batería infinita entre mis manos y el papel, me empecé a mover cuando aprendí a no correr, empecé a respirar casi sin aire a tu lado y reviví, tengo tanto para ti…pero a veces es difícil, porque creo que te veo y la verdad es que ahora mismo, no estás.

Carta a la Luna 184 – Breve ataque al corazón

Breve ataque al corazón, sin aviso, sin perdón, en medio de nada y del universo, luces y brumas espaciales, momentos especiales, mientras viajo algo me golpeó en el pecho y la música paró, sigo vivo, reviviendo, sigo entero, a pedazos si no estoy atento, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve stop en mi centro, no hubo gritos, hubo dolor, este es el camino que elegí, entre el frío y el abismo que rodea, incendio clandestino y tu marea, olas repletas de sirenas entonando otra canción que me hace recordarte, ya no sueño, estoy despierto, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve vértigo ahí dentro, sin norte y sin sur, perdí la voz para buscar ayuda, la mirada inundada, por momentos naufragaba, mientras trato de entenderlo, si me pierdo, es sólo para encontrarme, te escribo porque es todo lo que puedo darte desde tan lejos…si no lo sabes, todavía sigo aquí, me reparto en cada carta para ti.

Carta a la Luna 177 – Hoy te vi

Si te veo, el espacio es un punto negro al final de cada carta, si te veo, veo al universo entero frente a mi, si te veo me enamoro otra vez y hoy te vi, es perfecto estar vivo junto a ti.

Si te veo, el cielo sé cae al mar, la marea es espacial, sólo me dejo llevar, si te veo, veo musas y sirenas flotando entre las estrellas y hoy te vi, es perfecto, respirar cerca de ti.

Si te veo, es un sueño despertando en realidad, la sonrisa que sabe a eternidad, si te veo tengo todo, si te veo resucito de algún modo y hoy te vi, es perfecto, desde que te conocí.

Carta a la Luna 172 – Quisiera que estés aquí

Desde un rincón lejano, desde un puerto en el espacio, escribiendo otra carta para ti…y los barcos van zarpando, el tsunami está llegando, estrellas de vez en cuando iluminando para mi…quisiera que estés aquí.

Desde un sitio olvidado, desde abajo voy trepando, escribiendo otra carta para ti, los cometas amenazan, las estelas se entrelazan, extrañando tu mirada y lo que me haces sentir…quisiera que estés aquí.

Desde el fondo de mi pecho, el dolor se hace estrecho, escribiendo otra carta para ti, la sonrisa que me encanta y se escondió, ese nudo en la garganta cuando suena tu canción, no me moveré de aquí, sé que puedo resistir…de verdad, quisiera que estés aquí.

Carta a la Luna 168 – Inevitable

A través de mis cristales, te vi mejor en aquel océano espacial, allí a lo lejos, me puse a nadar, a través de tanto agua y tanta sal, aprendí a respirar en lo profundo, no renuncié a este viaje ni un segundo y te vi, porque siempre estuviste aquí…inevitablemente tú en mi.

A través de los poros de mi piel, conocí el lenguaje de un abrazo y me quedé, me refugié en mi centro y me inundé en una canción, otro recuerdo en alta mar, bajo una ola sideral, no perderé el tiempo, aunque a veces en tus ojos me perdí…inevitablemente tú en mi.

A través de los surcos de mis venas, se ahogan todas las penas, oigo voces de sirenas, confundiendo la razón y se me incendia el corazón, yo te preparo otra carta, siempre dispuesto a firmar la confesión, poniendo entre paréntesis “astronauta por convicción”, estoy aquí hasta el final desde aquel día en que te vi, porque lo siento así…inevitablemente tú en mi.

Carta a la Luna 167 – A veces, confieso

A veces creo que prefiero no saber, a la mentira en la verdad, prefiero tu sonrisa en mi mente, o si aparece de repente, prefiero nada seguro, prefiero casualidad, y las miradas desde dentro, la palabra desde el pecho, prefiero encontrarte o morir en el intento, prefiero escribirte en cada carta lo que siento y aunque lejos, quererte de verdad.

A veces siento que no llego, pero sigo respirando, a veces creo que voy cantando y el viaje es aún mejor, siento algo por dentro, todo el día está latiendo al compás de esa canción, siento que no cabe el corazón, siento que a veces no puedo, pero te observo, me pongo a escribirte en cada carta lo que soy y lo que eres para mi, todo lo que tengo aquí lo doy.

A veces creo que me prefiero perder en tus corrientes estelares, contarte los lunares para no perder el juicio, esto no es un sacrificio, esto es absoluta libertad, porque prefiero apagarme en tú soplido, que incendiarme en el desquicio del olvido personal, es que prefiero, sin dudar, un sólo momento en tú mirada, sumergido en la galaxia, que tenerlo todo en mi mundo y no tener nada de nada, prefiero escribirte y dedicarte cada día…un momento de mi vida espacial.

Carta a la Luna 159 – Todo el tiempo

A través de la ventana, tú sonrisa, a través de esta carta lo que siento, dibujo cada palabra reviviendo tú momento, a pesar de esta noche, ya no duermo, cada vez que te recuerdo me despierto, no hace falta abrazarme a ningún sueño, estás conmigo todo el tiempo.

A través de la ventana, tú mirada, a través de la galaxia esta carta, hoy quisiera ser también el mensajero y visitarte en un momento, a pesar del insomnio, no me caigo, lo que siento sigue intacto, no ha desgastado, estás conmigo todo el tiempo.

A través de la ventana, tú me inspiras, a través de esa musa que respira en tú vida, no me muevo pero no me detengo y te escribo otro verso, a pesar de todo lo que he escrito, eres siempre tú el mejor poema, medicina divina en mis venas, manteniéndome atento, estás conmigo todo el tiempo.

Carta a la Luna 136 – No sé bien que pasó

No sé bien que pasó, pero sé que es así, ahora estoy aquí volando y no te vi, yo sé que resistiré porque siento en la piel, todo lo que dije ayer y lo siento hoy también, quererte me sucedió de un golpe en el corazón, no tengo la razón en sintonía, no se que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que me pasó, pero algo me cambió, me pierdo muy hondo en una canción, yo sé y qué sé yo…el tiempo sucedió, las garras del reloj arañándome por dentro, robándome el valor por un segundo, el duelo terminó y enfundo, se jubila el temor, no sé que pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.

No sé bien que te pasó, pero el espacio te escondió, traté de ver pero todo se me apagó, tal vez nunca vuelva a dormir y extrañaré soñar contigo, yo sé muy bien lo que te di, cada carta es un pedazo de mi para ti y así será mientras escriba, no se qué pasaría…pero ya no estás aquí, en estos días.