Carta a la Luna 367 – El sur de mi caída

Perdi el miedo y también
perdí el paracaídas
me siento a contemplar
el sur de mi caída
salí a caminar
el espacio entre las estrellas
me siento aquí a dibujar
la herida rompiendo fronteras

Y nunca puedes despertar
colgado allí en la luna
no me sabe a nada a soñar
porque la mentira no cura
me puse también a cantar
canciones de despedida
ahora huele a libertad
andando hacia la salida

No miento según mi verdad
y nada es tan importante
vivimos sólo un instante
un paso siempre hacia adelante…

Carta a la Luna 281 – Sin estar

Estoy, si, pero no
estoy sólo aquí
congelado
rompiéndome
y en pedazos
recogiendo
lo que pueda llevar en los brazos
estoy porque si
pero en realidad me fui
pero sigo
sin respuesta
sin respiro
las estrellas ya sin brillo
oxidadas van cayendo
te busqué y me fui perdiendo
estoy, pero no quiero estar
no volviste a mirar
ni a girar esa sonrisa hacia mi
poco queda ya de ti
y no dices nada
censuraste las palabras
las canciones
las mañanas
te extrañé por muchas lunas
te esperé como a ninguna
es en serio cuando escribo
para ti cada latido
que partió y no volvió
corazón que marchitó
en tu invierno
olvidado
sin cuidado
atrapado en el pasado.

Carta a la Luna 263 – Para seguir, aunque no estás

Para seguir
me gusta imaginarte
aunque me duela
porque golpea
me gusta recordarte
aunque me hiera
esa sonrisa
en cuarto menguante
y esos ojos
donde perdido
te descubrí
donde te vi
realmente, a ti
sin exteriores
sin tantas voces
sólo canciones
y ahora tú
tan extraviada
y ahora todo
me sabe a nada
y aún no sé
por qué no dices
si me recuerdas
o lo que esperas
no sé por qué
te quiero tanto
por qué respiro
y sigo vivo
y sin dudarlo
aquí te escribo
aunque no estás
sigues conmigo.

Carta a la Luna 253 – Ahora mismo

Ahora mi vida es tan mortal,
ahora que aterrizo sin poderme bajar,
ahora que saben a sal todas mis heridas,
ahora que todas las puertas son de salida.

Ahora mi vida vive cerca al filo,
ahora que ya no quiero y que no pido,
ahora todas mis canciones se terminaron,
ahora que no sé si mis cartas se te acercaron.

Ahora que mi vida no te respira,
ahora que esta asfixia no se termina,
ahora que me vendí barato por confiar,
ahora que la fortuna me vuelve a despreciar.

Ahora mi vida perdió el pulso,
ahora que se siente todo inconcluso,
ahora no hay reforma que me pueda arreglar,
ahora que sigo escribiendo por no poderte olvidar

Carta a la Luna 226 – Que no deja

Te dejo el paso que no diste, por si un día quieres cruzarlo,
el sabor de aquel instante eterno, aún viajando por los labios,
te dejo trozos de mi vida enamorada, en cada texto que escribí,
la certeza idealista que gritaba por mis venas, que tú eras para mi.

Te dejo el abrazo que guardé, por si un día sientes frío,
el secreto escondido en mi pecho, que se abrió sólo contigo,
te dejo el tiempo que aún tengo, por si quieres regresar,
las canciones traduciendo aquello, que no puedo explicar.

Te dejo toda la verdad, por si crees que te miento,
las estrellas encendidas,  abrigando lo que siento,
te dejo el arte de mis manos, que sin ti es tan inerte,
la fuerza de mi corazón, que no deja de quererte.

Carta a la Luna 201 – Recuerdo

No recuerdo mi nombre, no recuerdo el de mi planeta, rodeado por alguna estrella, sé que ahora estoy aquí y siento que en mi pecho algo espera, un sonido en revolución, atenuado por el olvido, por algún motivo me siento perdido, fundido en la oscuridad, no estoy seguro del tiempo y por qué ya no amaneció, estoy sólo, no hay nadie por aquí, todavía sé que te quiero, nada más cierto, porque lo siento, tengo el calor lejano de una sonrisa, siento perderse en el horizonte algo de mi, veo mis manos tatuadas de ti.

No recuerdo todas mis canciones, duelen al frío las lesiones, rodeado de nada, preguntándome por todo, ahora se inundaron otra vez los ojos, ahora que siento que me faltan trozos, por algún motivo me siento invadido por enormes cantidades de vacío, no estoy seguro si sigo algún camino y por qué no puedo volver a soñar, despierto pensando en dormir y volverte a ver, quisiera tanto otro amanecer, siento que se acerca la locura, que sin tu vida, la mía no tiene cura, tal vez pronto no pueda seguir aquí, veo mis manos y me acuerdo de ti.

Carta a la Luna 198 – Te quiero

Quisiera decir lo que escribo, ganarle al tiempo y seguir vivo, ahora se acerca la locura y tú te fuiste con la cura, tengo un beso amarrado al corazón y aprieta tanto, tengo abrazos para ti aún guardados, te extraño y no sabes cuanto, creo oírte cuando canto, quiero alcanzarte y te quiero tanto…

Quisiera que ya no me duela, que el frío se quede por fuera, volverte a mirar y navegar por tu marea, tengo un conflicto con el aire, que ya no quiere alimentarme, tengo canciones que me suenan a tu nombre, tengo sin ti mucho vacío, yo me quedé y tú te has ido, quiero un motivo y te quiero tanto…

Quisiera seguir siendo artista, pero sin musa a la vista, la inspiración huele a traición y no sé yo, tengo el espacio sin estrellas, tengo cometas sin estela, un sentimiento que me declaró la guerra, tengo sin ti poco de mi, no sé porque no estás aquí, quiero encontrarte y te quiero tanto…

Carta a la Luna 161 – Hay momentos

Hay momentos en los que el cielo se parte, el silencio se reparte y yo me abrazo a tú recuerdo, hay momentos infinitos si me pierdo en tu sonrisa y yo sonrío desde aquí, hay momentos en los que te necesito tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin estrellas, ni un sólo rastro de ellas y yo mantengo fuerte la memoria, hay momentos que empiezan y nunca acaban, me reparto en estas cartas desde mi, hay momentos en los que te quiero tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Hay momentos sin mis ganas, alguna veces por semana, yo dibujo esa mirada y estás ahí, entre la tinta y el papel, también regresas en canciones, en el poema que se escapa desde dentro de la piel, hay momentos en los que te extraño tanto…hay momentos durante el día que son sólo para ti.

Carta a la Luna 147 – Sólo por curiosidad

Luna, en mis ojos ya no vives, fuiste y olvidaste regresar, apagaste y no volvió a iluminar, me quedé con el reloj del infinito estropeado, el recuerdo y mil canciones me han quedado, luna, dime dónde vive ahora tu sonrisa, no tengo prisa en realidad, sólo es curiosidad.

Luna, en mi boca sabe a veces a tu nombre, el eclipse tardo más que de costumbre, me quedé con un abrazo a media asta, la galaxia entera ahora ya no basta, la cordura se fugó con la hermosura, dime luna dónde vibra esa risa en concierto espacial, sólo por curiosidad.

Luna, sigo entero y escribiéndote igual que ayer, ahora el frío se empieza a relamer, me quedé con el calor ahí en el pecho, voy derecho y ahora ciego estoy mejor, ahora sigo al corazón, dime luna, si me entiendes esta noche, aunque sea la mitad, sólo por curiosidad.

Carta a la Luna 137 – Te espero desde aquí

Subido en un árbol espacial, observo la distancia criminal y el tiempo muerto reviviendo para mi, espero que un día aparezcas aquí, espero abrazándome para engañar al frío, espero y hago este bosque mío, escribo protegido del qué dirán, escribo enamorado, te veo aunque no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.

Mirando el horizonte espacial, estrellas y cometas pero tú no estás, el corazón experimenta un panic attack, mis textos describiendo toda mi verdad, no sueño más, espero con canciones, mis condiciones sólo son querer y amar, nada más, no existe más y la verdad es que te siento pero no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.

Sonriendo si recuerdo tu risa espacial, mañanas en desiertos, viajo por dunas de sal, quisiera verte luego, otro café de aquellos, quisiera sólo un beso y hacer todo esto real, espero inspirado igual, espero en un laberinto sensorial, espero que sonrías siempre luna, haz lo que sientas para estar segura que es de verdad, yo siento otra vez esta mañana tu figura entrando…pero no estás…te espero sin dormir, te espero desde aquí.