Carta a la Luna 397 – Despegar, despertar

Despegar hacia el centro
derretirme un momento
decifrar el secreto
permitirme el silencio

Golpear contra el suelo
caminar sobre el fuego
no saber que estoy muerto
provocar más al tiempo

Sonreírle a quién quiero
ser más viejo, como nuevo
es tan fugaz lo eterno
despertar de este sueño…

Carta a la Luna 373 – Me fui

Me fui, sigo en este espacio y ya no
quisiera estar aquí un poco más
quisiera ser cobarde y regresar
pero no puedo y me voy

Me fui, dibujo la sonrisa en el cristal
me pierdo y me voy a caminar
quisiera no quemarme bajo el sol
pero es inútil y me voy

Me fui, el tiempo ha cambiado de lugar
podría engañar a la verdad
y apagar de golpe al corazón
pero no quiero y me voy…

Carta a la Luna 367 – El sur de mi caída

Perdi el miedo y también
perdí el paracaídas
me siento a contemplar
el sur de mi caída
salí a caminar
el espacio entre las estrellas
me siento aquí a dibujar
la herida rompiendo fronteras

Y nunca puedes despertar
colgado allí en la luna
no me sabe a nada a soñar
porque la mentira no cura
me puse también a cantar
canciones de despedida
ahora huele a libertad
andando hacia la salida

No miento según mi verdad
y nada es tan importante
vivimos sólo un instante
un paso siempre hacia adelante…

Carta a la Luna 359 – Sonrisa y papel

Salí a caminar y la noche se volvió a despertar
el insomnio es habitual, las pastillas naufragando en el mar
la sonrisa y el papel, nadie lo quiere entender
ahora sigo yo a mis pies

Camuflaje emocional, pasarela y apariencia del final
las palabras mentirán, la mirada se crió en sociedad
la sonrisa y el papel, nadie lo quiere saber
ahora escribo otra vez

Astronauta artificial, apagándose en mi pecho al respirar
la canción estallará, el silencio ahora dice mucho más
la sonrisa y el papel, nadie quiere responder
ahora, vuelve a oscurecer…

Carta a la Luna 272 – Cosas pasan

Superstición
y premonición
mente demente
corazón potente
grito, ruido y vibración
destrucción sentimental
mente de madera
corazón de metal
oxidándose en tu sonrisa
lejana y ajena ahora a mi
sin dinero para el rescate
asfixiado y sin aguante
brisa cero en mis ventanas
noche entera en mis mañanas
destino sin piedad
ciego por luchar
escapista y camino sin final
media luz entre sombras
sol calentándome las sobras
caminando caminar
no parar y es verdad
que todo fue mentira
o el movimiento previo a esquivar
ensayar, la función debe continuar
es igual, todo gira por girar
el destino y su siniestro
arrancándome el camino
y mis manos sin parar
escribiendo
regalándome a trozos sin parar
para ti y para mi
a la luna o a ninguna
a la vida que empieza
para poderse terminar
a pasar sin encontrarnos
si prefieres, ignorarlo
a pesar de lo que siento
si revivo o si muero
lo que quiero es lo de menos
mientras muerdo la galaxia
para que no se me pierda
mientras relleno el espacio
de tu cero a la izquierda.

Carta a la Luna 132 – Tu dirección

Vuelves si te vas, frente a mi cuando no estás, herida que reta a mi corazón, locura inevitable de la razón, vuelves cuando no dices adiós, hablaste cuando la música terminó, cortaste de raíz la explicación, vuelvo a mirar en tu dirección.

Vuelves cuando ya no estás aquí, lloro cuando tendría que reír, un disparo en tu nombre hacia el sol, escribo otra carta por amor, vuelves porque no te despediste, sueño sin querer que apareciste, desapareces a continuación, vuelvo a mirar en tu dirección.

Vuelves a pesar de no estar, corres cuando aprendí a caminar, el infinito resumido en unas horas del reloj, el silencio silenciado por mi voz, vuelves aquí porque yo también volví, lo que siento y tu dosis de inspiración, vuelvo a mirar en tu dirección.

Carta a la Luna 124 – Vamos a caminar

Es así la cosa y esta bien, todo al final va a florecer, no tenemos por que retroceder, vamos a seguir pisando el camino, lo mejor todavía no ha venido, pero está por llegar, yo quisiera seguir en la nave sólo para estar contigo pero tuvimos que saltar, y se ríe Mister Destino porque a veces no lo sabemos entender, porque a veces ponemos cara de susto y soltamos insultos, porque queremos correr antes de aprender a caminar.

Es así que terminó, ahora estará todo mejor y la vida tendrá mas sabor, vamos a seguir sonriéndole a las estrellas, vamos a reír con con ellas y a perdernos en la magia de un abrazo en el espacio, tuvimos que saltar y ahora vamos a soñar de nuevo sin la vitamina asesina de la pesadilla que dejamos atrás, porque todo mal es para bien también, tenemos que respirar y saber entender, porque muchas veces queremos correr sin saber caminar.

Es así que empieza, un nuevo capitulo de la novela espacial, yo tengo ganas de escribir todavía más, me late el corazón si te apareces en una canción, porque salté sin paracaídas, pero salté contigo y ahora floto a la deriva en la curva infinita de la sonrisa de la vida, tuvimos que saltar para regresar a nosotros mismos, no saltamos a un abismo, saltamos a la libertad, yo te quiero igual y te llevo conmigo…vamos a caminar, en realidad nunca hizo falta correr.