Carta a la Luna 285 – Cicatriz

Desperté y creí verte
asomada en la ventana
escribiendo en la pared
de una casa en tu pueblo
me acerqué, cayó el telón
y la puerta se cerró
otra vez fuiste silencio
debo haberme confundido
encontré o había perdido
la verdad fue una mentira
la noche mató al día
todo bien, ya no hay problema
pero el frío también quema
y me quemé
me cansé y reaccioné
a pesar que lo intenté
esta fue la ultima vez
que pruebo la conexión
que pregunta el corazón
mientras llueve en el espacio
y todo se hunde despacio
el universo y sus estrellas
la sonrisa, esa tan bella
los cometas kamikazes
ahora rompen el paisaje
es muy triste, asumiste
no miraste y no volviste
a mirar a este astronauta
que te escribe a diario
que siempre creyó en ti
que siempre estuvo aquí
me dejaste en el pasado
y está bien
libertad y transgresión
en mi propia extinción
en cada carta y lo que soy
yo ya no te pido nada
mientras la voz se me apaga
y respirar es tan difícil
porque el aire aquí no existe
fui el que vino y tú te fuiste
porque así lo decidiste
luna espero seas feliz
hoy me arranco de raíz
del camino invisible
hoy besé la cicatriz
de este viaje irreversible.

Carta a la Luna 209 – Encuéntrame

Me arranqué el camuflaje para ti, despegué de mi planeta y no me arrepentí, me encendí para que tú me puedas ver, dibujé un corazón cada mañana en tu piel…Luna, por favor, encuéntrame.

Me perdí hace unos días por aquí, me olvidé como me llamo y no te vi, me arriesgué, quiero que sepas que me encantas, aún te regalo estas cartas…Luna, por favor, encuéntrame.

Me inspiro sólo al leer tu nombre, tú tan bella y yo en este uniforme, me congelo ahora que no estás aquí, es tan fuerte lo que me haces sentir…Luna, por favor, encuéntrame.

Me disipo y el tiempo ya no perdona, tú tan lejos, mi sonrisa pierde forma, me confieso un simple ser humano, que de ti se ha enamorado…Luna, por favor, encuéntrame.

Carta a la Luna 178 – Escribiendo para ti

Esta noche, escribiendo para ti todo es mejor, cada texto empezando en el corazón, tu recuerdo como el cielo sobre mi, si te escribo te revivo y parece que estás junto a mi, eres luna en la galaxia, la mujer y la elegancia, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti te puedo ver, si recuerdo tu sonrisa, el pecho late a prisa, tu recuerdo mi pretexto para volver a sentir, si te escribo te abrazo a lo lejos y parece que una fiesta se organiza desde dentro, la mujer más espacial, luna nueva especial, desde el alba, eres mi inspiración.

Esta noche, escribiendo para ti bella mujer, incendiaste el espacio, me enseñaste a creer, tu recuerdo es muy fuerte, todo el tiempo y de repente, si te escribo me confieso de algún modo, te confieso que cada día me enamoro otra vez, la mujer más sorprendente, orbitando en mi mente, agradezco a la suerte por tu vida y por quererte, desde el alba, eres mi inspiración.

Carta a la Luna 122 – Esa nave tiene que estallar

Nos hicieron perder el tiempo, nos engañaron pero sólo un momento, es igual estoy contento porque todo eso acaba, estoy contigo igual toda la semana porque te quiero y te sueño, o si te encuentro por la ciudad, bella dama…pero esa nave tiene que estallar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos contaron otro cuento, nos alargaron el encierro, pero sólo por una horas, es ahora el mejor momento, ya se acaba, entrenaré este fin de semana, para ir contigo a darle una patada en la papada al enemigo…esa nave va a reventar, ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Nos pasearon por un rato, nos cortaron la emoción con malos tratos, pero sólo fue una mañana, se acabaron las semanas con las muelas apretadas, y el bolsillo profundo jugando a se abismo, esto es todo princesa querida, por fin encontramos la salida…esa nave tiene que explotar y ojalá la marea de estrellas se trague a su capitán.

Carta a la Luna 113 – Ahí en tu sonrisa

Ahí en tu sonrisa me perdí y me vuelvo a encontrar cada mañana, en ese lugar quisiera vivir, podría esperar hasta que mis manos se olviden de escribir, podría esperar junto a mi ventana, porque ahí en tu sonrisa todo es más claro, viajo sin prisa, hipnotizado, me acerco a la cornisa de tu sonrisa en un sueño y nunca me caigo, siempre me quedo encaramado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.


Ahí en tu sonrisa está todo lo que siento, si me lo preguntas te lo digo de nuevo, que te quiero y te quiero ver feliz…ahí en tu sonrisa encontré el mejor lugar, un sitio espacial y especial donde puede volver a respirar, cuando estaba ahogado, casi asfixiado…ahí en tu sonrisa quisiera darte un beso con toda mi vida y quedarme un rato amarrado a eso…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.

Ahí en tu sonrisa quisiera sólo el presente, que importa el pasado y mañana no está todavía inventado, no está ni siquiera planificado, sonriamos ahora que nos tenemos al lado…ahí en tu sonrisa el tiempo es sólo un reloj que en casa he olvidado, en esa sonrisa ocurre un milagro siempre que le rezo al santo de lo inesperado, ahí en tu sonrisa tan bella, en esa curva super-fashion, se inspiran mis manos, mis cartas, mis cuadros y todas las estrellas…con esa sonrisa vestida de rojo, quedaste inmortalizada detrás de mis ojos, en esa sonrisa existe otro mundo, un nuevo universo en un gesto improvisado…ahí en tu sonrisa aprendí a enamorarme de vivir enamorado.

Carta a la Luna 104 – LADO A

La fiebre del sol alumbró en tu rostro y se incendió mi corazón, despertó,
hasta que te conocí no sabía respirar, me apagaba entre aplausos en un teatro,
empecé a despertar cuando te vi allí brillando, cuando por fin salté el atlántico,
luna bella, la verdad es que nunca imaginé estar aquí escribiendo en el espacio,
por quererte, por haberme enamorado tan fuerte…nunca lo habría imaginado.

Cuando llegaste, la primera vez que hablaste y cuando me abrazaste,
antes de ti, tuve sólo simulacros de calor en un abrazo, tú me incendiaste,
empecé hasta a cantar cuando entendí que te vería cada mañana de la semana,
luna bella, la verdad es que sonrío cuando te veo desde mi cama en la ventana,
porque tu efecto en mi vida es especial y no se acaba, no lo cambio por nada.

Este tipo que te escribe, en cada carta te describe lo que siente por tu vida,
hasta que te conocí sólo corría y me caía otra vez, no encontraba la salida,
empecé hasta a escribirte un “te quiero” camuflado en un papel todos los días,
luna bella, la verdad, cuando me pierdo en tu mirada, ya no me importa nada,
lo que tengo para ti es invisible y es todo lo que puedo ver, no hay palabras.

Te aseguro, que aunque sea más pequeño que cualquiera de tus estrellas,
puedes creer en este astronauta improvisado, en este viaje y todas mis cartas,
aunque veas que parece que me apago, llevo al sol entero por dentro,
aunque mi corazón parezca roto, mira el dibujo otra vez, está completo,
puedes creer, que a pesar de la dificultad, si me necesitas, siempre voy a estar.

Carta a la Luna 98 – Volviste

Volviste luna y te veo reinventando el color del cielo,
volviste y las estrellas sonriendo se expandieron,
volviste a brillar y se estremeció y tembló el universo,
volviste y ya está, todo es mejor y respiré de nuevo.

Volviste a entrar en mi sistema y retumbó el pecho,
volviste a mi ruta espacial, voy hacia ti derecho,
volviste y explotó una canción, se estremeció el silencio,
volviste a acelerarme el corazón tanto te estaba extrañando.

Volviste a darle fuerza a las corrientes en mis venas,
volviste y enterraste en menos de un segundo mis penas,
volviste y siento que la vida de repente es mucho más bella,
volviste y se que me tendré que contener cuando por fin, te vea.

Carta a la Luna 88 – Viaje lunar 2 – Día 1

Este día es el primero, de tu viaje y mis ojos extrañando,
pero tengo al de dentro palpitando y recordándote tan bien,
la distancia sólo es de la piel y no del querer, tú estás conmigo
no se tuerce el camino y en mi cabeza todavía te puedo ver,
y me acerco muy despacio, bella mujer en el espacio,
debajo de una estrella sueño con ese momento, cuando te vea aparecer.

Este día es el primero, de tu viaje y mis manos escribiéndolo,
pero tengo todavía fresco tu tacto en mis poros y tu voz cantando,
la distancia es un segundo y tú, mi tiempo, al infinito enamorando,
aquí sigo bien pegado a tu sonrisa dibujada en mi cabeza,
aquí sigo acorralado por la fuerza de tu efecto en mi naturaleza,
sentado en otra estrella sueño ese momento cuando irrumpa tu belleza.

Este día es el primero, de tu viaje y mis canciones en tus acordes,
siempre que no estás conmigo todo sufre el bautizo de tu nombre,
la distancia está tan cerca cuando quieres como te quiero yo, princesa,
aquí sigo encantado con la magia en mis oídos de tu risa,
aquí sigo con las huellas de tus dedos en alguna de mis camisas,
te mando un beso y un hasta luego luna preciosa, aquí te espero.

Carta a la Luna 76 (lado B) – Nuestro juego

En memoria de un juego que soñó que compartieron, empezó cada línea con las 8 palabras principales del mismo, además, metió algunas mas en el contenido…esta es la segunda carta de hoy, como un pequeño plus a la primera que la luna puede leer más abajo…siempre para ella siempre desde ella…

LA PLAYA y las mareas se mueven al arrullo de tu luz allí en mi mundo,
LA VIDA en este viaje espacial se hace más bella si me encuentro a tu lado,
LA CARTA que te envío está inspirada en tu sonrisa, que me tiene enamorado,
LA IMAGINACIÓN corre deprisa cuando escribo para ti emocionado.

UNA CANCIÓN en mi cabeza va cantando entre estrellas y asteroides,
UNA VEZ soñé contigo, de paseo de la mano, por una calle en Londres,
UNA NOCHE, la esperanza desea encontrarnos bailando lentamente,
UNA MAÑANA te vi y el corazón me dijo, pegando un grito de repente:
ella es única, es la luna…astronauta, arriésgate, la vida es una!

Carta a la Luna 62 – Viaje Lunar, día 10

Esta mañana por la ventana cantó el alba, dentro de un día vas a volver,

hoy fue el ensayo, mañana será un concierto cuando te vea aparecer,

hoy me bebí el segundo café que dejaste calentando sobre tu letra en un papel,

perdido un par de veces en una canción que repetía: “pero que bella mujer…”

Ahora te escribo y te recuerdo, para inspirarme siempre estás aquí,

junto a mis sueños, en mi sonrisa y hasta en la brisa, vives en mi,

la vida enseña y también te mata, por fin aprendo y quiero vivir…

no se explicarlo, solo abrazarlo, es un milagro quererte a ti.

Dentro de un cuento tal vez te abrace y te confiese que te extrañé,

que las mañanas se hicieron grises cuando te fuiste y yo me quedé,

hoy nada importa, todo lo apuesto, no tengo miedo y te quiero ver,

la vida es viaje, tú mi camino, estuve dormido, me sonreíste y desperté.