Carta a la Luna 303 – Mientras sigo

Desde mi, todo lo que queda
desde aquí, llueve la marea
pude verte, desde la casualidad
esta noche, reflejada sobre el mar

Desperté, sigo mi camino
escapé, del bluff de mi destino
saludé, al ver caer el día
y recorrí, las luces de salida

Escuché, la misma melodía
y subí, sintiendo la caída
recordé, a golpe de sonrisa
y respiré, sentado en la cornisa

Conspiré, en contra del dolor
y naufragué, sintiéndome mejor
hoy escribí, una más para ti
mientras estoy, aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 290 – Después de todo

Después de todo sigo aquí
sin miedo voy oliendo el fin
después de ti, algo de mi
después de todo no perdí.

Después de todo respiré
para encontrarme me perdí
después de irme, volveré
después de muerto, reviví.

Después de todo no escapé
de este dolor y sonreí
después, por fin, me dormiré
después te veo, sé feliz.

Carta a la Luna 228 – Sigo por aquí

Este día es por la noche y a oscuras las estrellas, pierdo algo más de mi y no siento ya las piernas, sé que no puedo fingir, sé que no soy yo sin ti, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Este corazón despierto ya no me deja dormir, soy un traje en carne y hueso pero aún quiero seguir, lo que siento por ti, no me dejará rendir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Estas manos escribieron solamente para ti, es verdad que nunca había dado tanto desde mi, contigo aprendí a morir y a revivir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 207 – Espero que sepas

Sigo visitando el pueblo que construiste, sigo sintiéndome un poco triste, porque tu sonrisa se marchó, porque la que llevo guardada no es igual, es mejor en vivo, es mejor el corazón lleno que vacío, tu calor y no este absurdo frío, sigo contigo y cada vez menos conmigo.

Sigo confiando en lo que siento, en que todo esto es real y no un cuento, porque sentí cada segundo contigo tan fuerte, porque sigo escribiendo todos los días, porque te quiero aún sin tenerte, cada día en mis manos naciendo un poco de ti, cada día en el pecho muriendo un poco de mi.

Sigo adjuntando mis pedazos, sin inspiración intentando algunos trazos, porque tus ojos se llevaron el efecto de la musa, porque tengo la imaginación demasiado confusa, porque todavía respiro un poco de ti, el tiempo se ríe y aún se apiada de mi, espero que sepas que sigo AQUÍ.

Carta a la Luna 205 – Posibilidad aquí

Puede ser que ya no vuelva a recordar, puede que me pierda y olvide respirar, puede ser que aún estés fuerte en mi, puede ser que no sepa que hago aquí.

Puede ser que trascienda y sepa revivir, puede ser que me apague y me vaya de mi, puedo ser un instante, o el infinito por ti, puede ser que no sepa que hago aquí.

Puede ser que nada ya importe, puede ser que olvides mi nombre, puedo ser quién siempre esté para ti, o un abrazo que sé perdió por ahí, puede ser que te quiera con todas mis fuerzas, puede ser que sin volver, desaparezcas y a veces no sé, que hago solo, aquí sin ti…

Carta a la Luna 201 – Recuerdo

No recuerdo mi nombre, no recuerdo el de mi planeta, rodeado por alguna estrella, sé que ahora estoy aquí y siento que en mi pecho algo espera, un sonido en revolución, atenuado por el olvido, por algún motivo me siento perdido, fundido en la oscuridad, no estoy seguro del tiempo y por qué ya no amaneció, estoy sólo, no hay nadie por aquí, todavía sé que te quiero, nada más cierto, porque lo siento, tengo el calor lejano de una sonrisa, siento perderse en el horizonte algo de mi, veo mis manos tatuadas de ti.

No recuerdo todas mis canciones, duelen al frío las lesiones, rodeado de nada, preguntándome por todo, ahora se inundaron otra vez los ojos, ahora que siento que me faltan trozos, por algún motivo me siento invadido por enormes cantidades de vacío, no estoy seguro si sigo algún camino y por qué no puedo volver a soñar, despierto pensando en dormir y volverte a ver, quisiera tanto otro amanecer, siento que se acerca la locura, que sin tu vida, la mía no tiene cura, tal vez pronto no pueda seguir aquí, veo mis manos y me acuerdo de ti.

Carta a la Luna 193 – No sé si tú

El sonido de mi paso es invisible en el espacio, los planetas y cometas no se enteran, el pasar del tiempo infinito no me espera y ya nada va a volver, ya no hay nada que temer, despertar todos los días sin soñar, en cada carta algo de mi, sabes que vine a por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El fluir de tus mares por los trazos de mis manos, la respuesta para mi, es sentir, hundirme en tus ojos y sentir, nada nunca se vuelve a repetir, ya no hay monstruo en el espejo, si me pierdo o me encuentro ya da igual, es lo mismo, el final de un abismo fue el comienzo para mi, sabes lo que siento yo por ti, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

El dolor por el ego está muerto, antes ciego, ahora tuerto veo mejor, cuando uso solamente el corazón, es el ojo y mi motor, tu energía me incendió y ya no paro, es difícil, muy difícil todo esto, pero es mío y lo abrazo, todo esto es mi elección, mi cero coma uno por ciento, es mi vida y mi verdad, cuando ya no puedo más, sigo igual, sin querer, te quiero tanto, sabes lo que eres para mi, pero no sé si tú sigues todavía por aquí.

Carta a la Luna 185 – Densa

Densa la corriente espacial, fuerte el río negro, luna subliminal creo que te veo, pero no estás aquí, siento que te siento, pero no estás junto a mi, fuerte es el destino golpeando, haciendo olas, apagó hasta al sol, lento el momento y sin tus ojos no sé si vengo o voy, pero dentro algo funciona y aquí estoy.

Densa la marea, me mareo y pierdo el control, marcas en mi mente, de repente apareces tú, pero no es verdad, no te puedo tocar y sé bien que no estás, fuerte golpe en el pecho, mi corazón esquiva esa quietud al acecho, eterno el momento sin tu energía, a veces no sé si vengo o voy, pero dentro sigo latiendo, aquí estoy.

Densa la tormenta sideral, estrellándose en las rocas las estrellas, ahora ruge el mar, quiero ser eterno y aguantar, sólo soy un tipo enamorado de ti, no sé cuánto dure, pero daré todo de mi, lento sigo el viaje, si me ahogué, reviví, sólo de equipaje, lo que dejaste aquí, a veces no sé si vengo o voy, pero te siento, aquí estoy.

Carta a la Luna 184 – Breve ataque al corazón

Breve ataque al corazón, sin aviso, sin perdón, en medio de nada y del universo, luces y brumas espaciales, momentos especiales, mientras viajo algo me golpeó en el pecho y la música paró, sigo vivo, reviviendo, sigo entero, a pedazos si no estoy atento, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve stop en mi centro, no hubo gritos, hubo dolor, este es el camino que elegí, entre el frío y el abismo que rodea, incendio clandestino y tu marea, olas repletas de sirenas entonando otra canción que me hace recordarte, ya no sueño, estoy despierto, sigo aquí, escribiendo cada día para ti.

Breve vértigo ahí dentro, sin norte y sin sur, perdí la voz para buscar ayuda, la mirada inundada, por momentos naufragaba, mientras trato de entenderlo, si me pierdo, es sólo para encontrarme, te escribo porque es todo lo que puedo darte desde tan lejos…si no lo sabes, todavía sigo aquí, me reparto en cada carta para ti.

Carta a la Luna 182 – Vine y estoy

Vine a regalarte el corazón, vine desde lejos, en el medio ahora estoy, mi planeta allí atrás, un recuerdo, se acabó, las estrellas iluminan, los cometas difuminan, aquí estoy, vine y prometo que ya no me voy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte unos poemas, vine sin temores, sin promesas, mi problema ahora es mi solución, si te veo siempre todo es mejor, universos estallando alrededor, sigo escribiendo enamorado, ya no guardo el pasado, sólo tengo lo que doy, vengo exactamente como soy.

Vine a regalarte también una canción, vine sin idea, con inspiración, vine atravesando el espacio exterior, el silencio inunda, por cada rincón, mis barcos naufragan, pero el capitán nunca se ahogó, vuelve a latir, aquí estoy, vengo exactamente como soy.