Carta a la Luna 170 – Creo que

Caminando sin pisar, como flotando en alta mar, con el pecho a la deriva y cerrando mis salidas, respirando aire artificial, tras cada latido un mensaje subliminal, me perdí en la oscuridad llena de estrellas, pero todo el tiempo me vuelvo a encontrar, creo que te vi brillar…

No tengo nada más, que tu sonrisa envuelta con mi verdad, para mi enfermedad, no existe piedad, tras cada ruido cuando el frío pega en el oído, vuelves tu como una canción, vuelve el sol a darme calor, todo el tiempo me vuelvo a despertar, creo que te oí cantar…

Vine abrazando mi propio corazón, vine y dejé lejos la razón, no tengo más armas que mis manos y un papel, ya no tengo el lienzo de tu piel, no esperé tener que aprender, todos los días a incendiarme y luego renacer, porque no duermo, sigo despierto, porque lo siento, no me rendiré…

Carta a la Luna 124 – Vamos a caminar

Es así la cosa y esta bien, todo al final va a florecer, no tenemos por que retroceder, vamos a seguir pisando el camino, lo mejor todavía no ha venido, pero está por llegar, yo quisiera seguir en la nave sólo para estar contigo pero tuvimos que saltar, y se ríe Mister Destino porque a veces no lo sabemos entender, porque a veces ponemos cara de susto y soltamos insultos, porque queremos correr antes de aprender a caminar.

Es así que terminó, ahora estará todo mejor y la vida tendrá mas sabor, vamos a seguir sonriéndole a las estrellas, vamos a reír con con ellas y a perdernos en la magia de un abrazo en el espacio, tuvimos que saltar y ahora vamos a soñar de nuevo sin la vitamina asesina de la pesadilla que dejamos atrás, porque todo mal es para bien también, tenemos que respirar y saber entender, porque muchas veces queremos correr sin saber caminar.

Es así que empieza, un nuevo capitulo de la novela espacial, yo tengo ganas de escribir todavía más, me late el corazón si te apareces en una canción, porque salté sin paracaídas, pero salté contigo y ahora floto a la deriva en la curva infinita de la sonrisa de la vida, tuvimos que saltar para regresar a nosotros mismos, no saltamos a un abismo, saltamos a la libertad, yo te quiero igual y te llevo conmigo…vamos a caminar, en realidad nunca hizo falta correr.