Carta a la Luna 320 – Caso clínico

Voy en coma o en un sueño
rapidez y sin aliento
el camino estrechando
todo abierto, todo en vano

La raíz del dilema
solución y no problema
soy testigo del efecto
sobrevivo al siniestro

Desgarrando la importancia
los que entraron, ahora escapan
apretando bien los dientes
hazlo ahora y no lo intentes

Disparado por las venas
inflamado de condenas
me aburrí de esperarme
doy el paso, nunca es tarde.

Carta a la Luna 260 – Aire, agua, tierra y fuego

Aire difuso
escaso
confuso
principio de fuga
en mis labios
silencio de ti
palabra imposible
censura al sonido
jamás mi canción
ambiente pesado
tangible
sin nada
espeso y difícil
perdido el grito
mi tiempo
finito.

Agua salvaje
embiste
rugiste
mareas eternas
cargadas de sal
profunda verdad
ahogada en mentiras
naufragio espacial
tus ojos y el mar
sirena especial
regalos del eco
princesa lunar
rompí el espejo
salvé lo mejor
lo pude cargar
quisiera nadar
llegar a tu orilla
callar y abrazar
volverte a besar.

Tierra de nadie
tan seca
eterna
profunda condena
respira montañas
pesadas pestañas
me pierdo
en sus venas
no siento las piernas
perdiendo la suerte
consciente de ti
de mi, tan ausente
dibujo el camino
pateo al destino
no paro
yo sigo
aquí sólo conmigo.

Fuego perpétuo
me incendio
latiendo
desborda mi centro
robando el aliento
cordura en cenizas
tal vez tu sonrisa
volviendo a pegarme
regresa a buscarme
te quiero y arde
estrella cobarde
robó mi deseo
fugó en el cielo
heridas abiertas
mis manos desiertas
viviendo del arte
sin musa
ni excusa
tal vez sobrevivo
me apago y revivo.

Carta a la Luna 108 – Más de ti

Un momento en tu mirada, tiene magia y tiene paz,
cada sonrisa de tus labios, adicción total,
yo te observo desde lejos, pero siempre estás aquí,
ya no sé si estoy soñando, pero siento tanto desde que te vi.

El incendio en mi pecho, siempre me sabe a ti,
en cada cielo de mis sueños, luna, siempre estás ahí,
yo te quiero desde el centro de mi vida, cada día un poco más,
ya no sé si estoy dormido, pero contigo todo es mucho más real.

Cuando escribo y te recuerdo, todo está mejor,
tu me dejas sin aliento y ya no existe más dolor,
yo quisiera abrazarte sin relojes y besarte una vez más,
eres de mis días lo más bello, por la noche quien me vuelve a inspirar.

Carta a la Luna 60 – Viaje Lunar, día 8

A veces siento que somos uno, que ahora está incompleto,

a veces sueño con el día que nuestros brazos se encuentren de nuevo,

y te pueda susurrar un cuento al oído cuando no puedas dormir,

regalarte un poema improvisado, firmado siempre con un beso…

A veces siento tanto por ti que me da miedo,  pero no lo quiero detener,

que no sé que hacer con toda esta energía golpeando por dentro,

a veces miro hacia mi planeta y sé que no me importa volver…

A veces me siento tan pequeño en este espacio, siento frío y respiro lento,

pero otra vez la belleza de tu sonrisa me da fuerzas y recobro el aliento,

a veces te encuentro cuando todo parece perdido, me haces sentir tan vivo…

A veces te quiero tanto que te siento en el aire y estás, sin estar conmigo,

sentado fuera de tu casa sonriendo como un niño cada vez que te recuerdo…

a veces desearía cogerte de la mano y empezar un viaje juntos por el universo.

Carta a la Luna 58 – Viaje Lunar, día 6

El espacio entre tu y yo, entre un lápiz y un papel,

entre el hoy y el ayer,

sigo aquí sujetando fuerte la ilusión, sin nada que esconder,

y absolutamente nada que perder,

sólo soy un tipo en un traje de astronauta viajando en la galaxia,

porque simplemente de ti me enamoré.

El aire entre tu piel y la mía, los kilómetros de distancia

entre mis noches y tus días,

sigo aquí sujetando al corazón encerrado en mi pecho,

y deseando que siempre sonrías,

sólo soy un tipo soñador que le escribe todos los días a la luna

para darle un poco de alegría.

El dilema entre los dos se quedó allí atrapado en el pasado,

ahora sólo se quererte,

las estrellas se apagan para que encuentre tu mirada

y te tenga sin tenerte,

sólo quisiera decirte dos palabras y cogerte de la mano

para nunca más perderte.

Lo que siento es más grande que todo lo que viví hasta el momento

y te aseguro que no miento,

sigo fuera de tu casa, sentado en una roca recordándote

y perdiendo el aliento,

sólo soy un ser humano, no estaré aquí por siempre

pero por ti haré el intento…

Carta a la Luna 54 – Viaje lunar, día 2

Vuela siempre en libertad Luna preciosa,

nunca temas abrir tus alas espaciales de par en par,

abre también la puerta enorme de tu creatividad

y regalale al universo un poco de tu magia sideral.

Ríe y sé feliz siempre, donde sea que vayas,

eres una energía única entre todas las demás,

Aún no creo la suerte que tuve al poderte encontrar,

aquí entre tantas estrellas y en mi planeta, del otro lado del mar.

A veces parece que las cosas no tienen sentido sin tu sonrisa,

a veces no comprendo esto que llevo dentro y  que me hace vivir,

a veces no puedo conmigo, de lo mucho que siento por quererte a ti.

Siempre confundiendo sueños con realidad cuando estás a mi lado,

eres impresionante, milímetro a milímetro, latido a latido…

te guardo en el pecho, y voy hacia ti derecho, aunque me pierda en el intento,

por ti luna, mi vida sonríe sin descanso, cada vez que te veo o te siento,

cada vez que cruzas esa puerta por las mañanas, me quedo sin aliento…