Carta a la Luna 115 – Todo, seguro va a estar bien

Todo, seguro va a estar bien, ya no tienes que correr, sólo debes caminar por la curva en tu sonrisa y confiar, todo va estar bien, el espacio entero brillará, yo escribiré para alegrarte desde Marte o desde cualquier parte, que más da, porque todo estará bien aunque cueste empezar, al terminar tu siempre sonreirás, todo va a estar bien al final.

Todo, seguro va a estar bien, me lo prometió una estrella fugaz que te conocía también, todo estará bien por la noche y por el día, tu risa es la más bella poesía y también es medicina para el corazón, deja que entre por el balcón, por la ventana cada mañana, antes que salga el sol, todo estará bien cuando despiertes y sonrías otra vez.

Todo, te aseguro estará bien, me lo tienes que creer no es mentira…el futuro está crudo y el pasado de moda está pasado, lo que sientes está aquí y está mejor que nunca, ahora, cada segundo junto a ti es lo más bello en mis horas, ahora todo está contento y la vida es más vida y mejora, cuando estás cerca de mi, te miro y lo presiento…serás feliz, no vas a poder parar de sonreír.

Todo estuvo bien cuando me decidí, a cruzar el mar y ahora el espacio, por ti…porque di el paso estando descalzo, por que sin paracaídas pegué el salto, porque escribo lo que siento y hasta lo canto cuando estoy a tu lado, camuflado en cualquier canción, todo se siente tan bien con emoción y la imaginación renace y se vino a vivir junto a mi…todo, te aseguro va a estar bien, princesa no debes temer, que yo siempre estaré, éste astronauta no te dejará de querer.

Carta a la Luna 84 – Seguimos

Gracias por tu buen humor, gracias por esa risa impresionante
que corta hasta la brisa, que viaja en el aire que respiro,
contigo me siento vivo y ya no hay más bobadas o malentendidos,
todo eso sé ha ido, cuando me hablas ahora escucho tus latidos.

Nos prefiero en sintonía, funcionando como reloj y también riendo,
siempre riendo o sonriendo…coge un boli si piensas igual que yo
y pon una “x” en la casilla de mi corazón, reservada para ti, para la luna,
estoy limpio de dolor y de peligro, ahora visto mejor y me hice amigo
de la suerte y el destino, ya no soy un fugitivo de mi mismo, estoy conmigo.

Sigo el texto sintiéndome mejor y recordando esa risa tuya en un bar,
un chiste asesino desde mi, para el carnaval de alegría y buena vibra desde ti,
ya no tengo más secretos y ese tic en la inquietud, ahora abrazo la virtud
de simplemente absorber tu luz en mi viaje, eres mi equipaje para soñar,
para querer cada mañana despertar y no mirar atrás, yo no quiero regresar.

Sigue en pie el reto de intentar alegrarte día a día un poco más,
nunca estuve muerto pero tampoco de parranda, estoy frente a ti cada semana,
enamorado de la suerte de estar vivo en tu tiempo, conocerte y quererte,
tocarte con mi sombra en el espacio sobre tus lunares plateados y mirarte,
mirarte y escribirte, dibujarte, alegrarte, abrazarte…en tu galaxia, esperarte.