Carta a la Luna 291 – Si parece

Si parece que me apago
y viajo al revés
si te escribo por un año
cometas de papel
si me extrañas algún día
allí donde tú estés
mándame una sonrisa
quizás la pueda ver.

Si parece que me gasto
y olvido hasta la piel
si parece que me pierdo
es porque me encontré
si vuelve esa melodía
e inunda lo que ves
luna, cierra las pestañas
y déjala vencer.

Carta a la Luna 265 – Procesos

En tu proceso fui
esquivé razones
me perdí
en mi proceso
reviví
vestido de espacio
artista lunar
resaca del pasado
tormenta y atormentado
simpleza y belleza
descarga de fuerza
sonrisa y labios
movimiento
mucha música
lo que siento
y abrazos
entero en pedazos
reciclándose a diario
motor antiguo
dañado a rugidos
cabalgata estelar
estrellas desbocadas
perdiendo miradas
buscando tu rastro
viviendo en un casco
escribo averiado
tal vez soy recambio
piel nueva otra vez
vuelto al revés
sentir que hace daño
pero eso es mi viaje
y es mi equipaje
sabía lo que hacía
el efecto y tu causa
el pulso sin ritmo
aunque no es lo mismo
todo esta bien
nunca fui quién
tampoco astronauta
sólo uno que escapa
del renglón cotidiano
en la oración de la vida
quien vio la salida
el que abrió los brazos
un beso independiente
un “te quiero” recurrente
otra carta dedicada
para ti, igual que ayer
sin nada que esconder.

Carta a la luna 262 – Propenso

Después de ti
es antes
porque si
porque explotó
el pecho quebró
después de ti
principio
al final
querer no bastó
guardé el corazón
después de ti
cenizas de mi
para revivir
acción a distancia
por tanta constancia
frenaron mis pasos
caí en pedazos
después de ti
aún aquel beso
abrazos y cuentos
princesa y dragón
verdad y ficción
paseo inmortal
mi musa lunar
me hice ajeno
me diste silencio
guardo esa canción
herida, sin voz
queriéndote así
tal vez no dormí
o no desperté
tu sabes y sé
jamás lo fingí
que sigo aquí
consciente
y ausente
propenso al fin
conmigo
y sin ti.

Carta a la Luna 235 – Lo que soy sin ti

Caminante asfixiado en cero gravedad, corazón vampiro tras la sangre del olvido, ciudadano del espacio apagándose despacio, arquitecto de mis sueños que no hacen más que despertar, pasajero de un destino que no existe en realidad, prisionero sin cadenas por pagar mi libertad.

Astronauta enamorado, que te vino a buscar, escritor de estas cartas que no sé si llegarán, odio el vicio de no verte, enganchado a quererte, navegante naufragando, en tu mar de vez en cuando, cantinero de mis penas, Júdas en mi última cena, prisionero sin cadenas que no quiere escapar.

Kamikaze jubilado, extranjero aquí y allá, souvenir de tus abrazos, una historia que contar, música que no termina, concierto a la eternidad, mentiroso aficionado que te dice la verdad, un artista sin su musa, juego a la ruleta rusa, un loco que sin tenerte, ya no te puede dejar

Carta a la Luna 198 – Te quiero

Quisiera decir lo que escribo, ganarle al tiempo y seguir vivo, ahora se acerca la locura y tú te fuiste con la cura, tengo un beso amarrado al corazón y aprieta tanto, tengo abrazos para ti aún guardados, te extraño y no sabes cuanto, creo oírte cuando canto, quiero alcanzarte y te quiero tanto…

Quisiera que ya no me duela, que el frío se quede por fuera, volverte a mirar y navegar por tu marea, tengo un conflicto con el aire, que ya no quiere alimentarme, tengo canciones que me suenan a tu nombre, tengo sin ti mucho vacío, yo me quedé y tú te has ido, quiero un motivo y te quiero tanto…

Quisiera seguir siendo artista, pero sin musa a la vista, la inspiración huele a traición y no sé yo, tengo el espacio sin estrellas, tengo cometas sin estela, un sentimiento que me declaró la guerra, tengo sin ti poco de mi, no sé porque no estás aquí, quiero encontrarte y te quiero tanto…

Carta a la Luna 77 – Te llevo

Te llevo a mi lado, como un sueño recurrente,
entre abrazos y un beso, repitiéndose en mi mente,
llevo el tacto de tus manos y al miedo inconsciente.

Te llevo a mi lado, viajo ligero y muy enamorado,
encendiendo el motor que antes llevaba congelado,
llevo tu sonrisa como un pin en la camisa atravesado.

Te llevo a mi lado y a pesar de todo no estoy sólo,
voy por tu sendero escribiendo y perdiéndome en tus ojos,
llevo cada instante de tu vida y tu alegría es mi tesoro.

Te llevo a mi lado por las tardes cuando arde el corazón,
cuando lo que siento afirma que te quiero más allá de la razón,
llevo el fuego de un segundo en tus labios y eso no es ficción.

Te llevó siempre al lado, bien pegada al costado, a la izquierda de mi pecho explorando y encontrando que te quiero como no pensé que podría hacerlo algún día y todavía me sorprendo, cuando entiendo y me centro en el sentimiento que convive con mis sueños y la esperanza de encontrarte dormida y tranquila, para despertarte con un beso.

Yo te llevó y estoy contento a pesar de estar lejos porque veo tu reflejo en mis manos cuando escribo, cuando canto y cuando me siento en un banco y decido confiar en el milagro de verte pasar y que te sientes a mi lado, después de conversar, robarte un “quizás”, llevarte de la mano a mirar esas estrellas bellas que a tu lado son pequeñas y decirte al final lo que ya sabes, lo que callo y no digo, pero escribo y lo hago con detalle…hoy te repito que te quiero, otra vez, no me muevo del camino, yo aquí sigo y no me rindo, no me rindo…

Carta a la Luna 55 – Viaje lunar, día 3

Sigo con esa emoción por dentro cada mañana antes de verte,

sigo extrañando esos abrazos dónde un día me perdí,

sigo viviendo enamorado y en un sueño por quererte,

y es que vivo alucinado, por todo lo que nace en ti.

Sigo con tu imagen en mis ojos aunque ahora no estés aquí,

sigo con esa canción en la cabeza que empezó desde tu risa,

con ese milagro en tu sonrisa, sucediendo siempre en mi.

Sigo aquí sentado entre estrellas escribiéndote unas líneas

para poder respirar…sigo aprendiendo de tu vida en silencio,

sigo entre tu cuerpo y mis mareas, flotando en el magnetismo…

sigo apostando lo que tengo por la suerte reflejada en tu mirar.

Hoy me senté frente a tu espacio y te juro que aún te puedo ver,

sonriendo y cantando, inspirándome una y otra vez,

donde sea que me encuentre tu conmigo vas, ahí estás…

donde sea que me pierda…siempre te vuelvo a encontrar.

Carta a la Luna 42

Que difícil es encontrar a alguien que te haga sentir verdadera pasión,

que signifique un recorrido de electricidad desde las venas al corazón

y que fácil es encontrar abrazos de consuelo…cometí muchas veces ese error.

Por eso siempre apuesto por lo que siento, aunque huela a imposible,

lo fácil caduca demasiado pronto y mentirle al espejo es tan absurdo…

eso me lo enseño la vida y el tiempo que voy recorriendo por el universo.

Una rosa artificial dura mucho, pero nunca estará viva, sólo acumulará polvo,

tres segundos de un abrazo intenso, pueden regalarme la vida eterna

la nada vestida de regalos no me vale, prefiero mirar a la luna y tenerlo todo.

Sigo, por lo que llevo dentro, por lo que el instinto me late al oído,

por ésta utopia lunar y por viajar en la ola de la vida tranquilo…

ésta es la única forma de vivir…la otra, sólo una forma cómoda de morir.

Carta a la Luna 14

El astronauta, cada vez más enamorado, escribe otra vez…muy seguro de llegar respirando a ella, que allí en silencio, parece que espera…

 

Aprendí que la belleza existe exactamente,

en estar en este momento…

y no en pensar en el siguiente.

Descubrí en tus ojos que soñando estoy despierto,

que te quiero ocho días a la semana

y mañana, otra vez.

Que tus besos se tatuaron y mis brazos

se amarraron a la idea de abrazarte…y no soltarte.

Mis días a tu lado, como lienzos

donde pinto cada día y me inspira tu alegría…