Carta a la Luna 340 – Ausente y aquí

Rompí el cristal, me quedé ciego
entró algo más que el viento y vi de nuevo

La lanza aprieta el costado
y este barco a naufragado en el pasado

El exceso infiltrado por las venas
el tiempo estrecho abrazado a mi cabeza

La verdad tan embustera
la careta está contenta y está de fiesta

El amor dosificado por semanas
enfermedad y el buen veneno que te sana

Astronauta alter ego confundido
un tipo de Marte que aquí murió de frío

El adiós pegando fuerte
no es cuestión de despedirse…
si preferiste ausente, estando siempre.

Carta a la Luna 338 – Debajo del sur

Luces ausentes, ya no volverá
espacio pendiente, espacio final
yo llevo conmigo, el sueño y la sal
abrió este abismo, pronto no habrá más

Cometas terrestres, princesa lunar
sonido envolvente, eclipse total
yo empujo mis pasos, evito mirar
el sur me reclama, ya no va a esperar

Cartas que no vuelven, eligen volar
palabras que sienten, sin punto final
yo dejo la mente, vuelvo a respirar
caída inconsciente, vuelvo a comenzar.

Carta a la Luna 337 – Soñando al despertar

La herida era un fantasma
una frase ensayada, enyesada
este astronauta ahora parte
se rompe en olas sobre el mar
reúne un respiro para el final
la gravedad ahora pesa un poco más
las cartas que no llegan
de mi se olvidarán
que encierro puede ser la libertad
cuando sales a volar, pero sin alas
eres preso de la brisa en picada
en segundos eres nada y aceleras
apretando el corazón
mientras sientes que no llegas
pero ya no eres, eras
golpeaste otro paisaje
te adueñaste de un instante
hombre del espacio
duérmete despacio y sueña
sueña al despertar.

Carta a la Luna 333 – Aún escribiré

Despeja el cielo, las estrellas ya se van
tengo recuerdos recargando el lugar
quisiera conectar espacio antes de ir
camino abajo, me tengo que marchar…

Y yo escribiré antes de partir
sé que aún escribiré
queda todavía algo de mi

Se cierra el cielo, cansado de gritar
tengo momentos, naufragio de este mar
quisiera congelar un rato antes de ir
camino ajeno, ahora tengo que saltar…

Y yo escribiré antes de partir
se que aún respiraré
antes que no quede más de mi.

Carta a la Luna 332 – Pasos de ida

Las estrellas en el suelo
claroscuro y silencio
el papel besó mis manos
germinando, apretando
desquiciando la caída
desde el norte, despedida
late fuerte alguna herida
aparece, en mi camisa
voy por tierra desde arriba
este pecho, no respira
me contiene con la brisa
paso a paso y la cornisa
el camino está hambriento
y yo sigo, ya no espero
y no miro, no me vuelvo…