Carta a la Luna 323 – Poco sabor

El sabor del espacio ahora
es tan frágil, tan escaso
es más plano a cada paso
sabe un poco también a ti
sabe a ruido, a espejismo
el sabor de esta sombra
que me abraza y me devora
es primario y muy antiguo
sabe a falso, sabe a engaño
las estrellas espolvoreadas
y aún no sabe
no sabe a nada
el crujir de mis pisadas
sobre mi ultimo camino
traen al eco intrigado
si mi voz siguiera viva
si quisiera enfocarte
la canción se fue con ella
a sembrar en otro valle
el desierto de las penas
lo dejé a punto de lluvia
mis dibujos y mis manos
mi sonrisa verdadera
la mirada gritó tanto
pero se usa la cabeza
para hablar de sentimientos
y que pena
que condena
al del centro le usamos para cuentos
como acento en una frase
un tatuaje, un poema, un anclaje
corazón es el reflejo
de lo que llevamos dentro
sólo un nombre
un motor representante
somos vida y somos muerte
somos también algo de suerte
y somos magia
no un traje, unos zapatos
o una máscara
para siempre o sólo un rato
la apariencia es la demencia
el reflejo accidentado
de un modelo obligado
astronauta o sólo un tipo
o algún tipo de astronauta
un intento, un regalo
sin ningún destinatario
voy mejor y voy helado
aún escribo, a veces canto
ya no espero, ya no extraño
queda poco y será un año.

Carta a la Luna 322 – Fuera del aire

Si supiera lo poco que queda
si supiera que decir al final
hundo huellas y un quizás
este tipo ya no volverá

Cruzaré el mar oscuro
hacia el sur mi vida caerá
las estrellas harán fotos
de lo que ya jamás será

Ahora el miedo es absurdo
ahora que no hay marcha atrás
el astronauta que escribía
dejará el aire y se apagará.

Carta a la Luna 321 – Menos del espacio

Voz, deprisa y el sonido
la pregunta y el olvido
el dilema por tus huesos
si me voy también regreso

Un abrazo aplazado
mi canción o un disparo
el final y ese sabor
no estoy mal, estoy mejor

El espacio se me acaba
viejo el traje de astronauta
las manos aún recuerdan
el corazón ahora despierta.

Carta a la Luna 320 – Caso clínico

Voy en coma o en un sueño
rapidez y sin aliento
el camino estrechando
todo abierto, todo en vano

La raíz del dilema
solución y no problema
soy testigo del efecto
sobrevivo al siniestro

Desgarrando la importancia
los que entraron, ahora escapan
apretando bien los dientes
hazlo ahora y no lo intentes

Disparado por las venas
inflamado de condenas
me aburrí de esperarme
doy el paso, nunca es tarde.

Carta a la Luna 319 – Irregular

Es irregular, controversial, tan espacial
es la mirada, apagada y sorda
es imperdible pero ya se me perdió
es infalible pero tantas veces ya falló

Es irregular. es tan social, no es especial
es la sonrisa, enfriada y sola
es asumible, fue a por mi y no llegó
es corrompible, lo pensó y no lo sintió

Es irregular, quiere de todo y nada más
esa fachada, humedad y en sombras
es absorbible, ese golpe se enraizó
incontenible, mi camino terminó…

Carta a la Luna 318 – Quiero porque quiero

Discapacidad emocional
amateur y tan profesional
lengua viva alrededor
vestido de seda y antifaz

Corazón cansado de estallar
seducción confusa, tan femme fatal
brazos desatados en tempestad
nado entre estrellas por estrellar

Demasiado ego, demasiada sal
danza violenta, astronauta a desechar
pulso bajo cero, sonda musical
quiero porque quiero, quiero terminar.

Carta a la Luna 317 – Hora soy

Mi viaje es un intento de retorno constante
las idas y vueltas del deseo hambriento
el enfoque opaco maquillado y delirante
mi casa universal y mi querido intento

Mi viaje tuvo causa en un instante prolongado
despertó una mañana y soñó, pero no durmió
un paisaje esmeralda y me había encontrado
unas manos, tinta y ganas, un sonido que estalló

Mi viaje agoniza y va contento hacia el final
ya no duelen estos pasos, ya no espero, ahora voy
abracé el corazón, aquí dejé lo racional
fui una brisa, una tormenta, un astronauta y ahora soy.