Carta a la Luna 232 – Hoy no estás aquí

No sé como me llamo, podría ser cualquiera, pero recuerdo tu belleza y sé que estoy enamorado, sé que cruzo el espacio, disfrazado de astronauta, sé también que me haces falta y que hoy no estás aquí.

No sé cual es mi historia, podría ser un espejismo, pero recuerdo tu sonrisa y sé por qué aún respiró, sé que te extrañan mis manos, sólo escriben para ti, sé también sobre mis ganas y que hoy no estás aquí.

No sé volver a casa, porque no tengo un lugar, pero contigo a mi lado cualquier sitio podría ser mi hogar, sé que escuecen las heridas, no las curan las mentiras, sé que tú eres mi verdad y que hoy no estás aquí.

Carta a la Luna 231 – Desde la tristeza

Hoy escribo desde la tristeza,
adoptado por un golpe de frío,
hoy escribo descubierto, sin abrigo,
con el pecho hecho un nudo,
con el corazón tiritando, desnudo.

Hoy escribo desde la tristeza,
entre estrellas y cometas,
hoy escribo sintiéndome perdido,
con las manos asfixiadas,
con la frontera extraña y apagada.

Hoy escribo desde la tristeza,
porque lo siento y no lo elijo,
hoy escribo porque sigo vivo,
con todo el universo aquí, pero sin ti,
con el ruido del vacío dentro de mi.

Hoy escribo desde la tristeza,
enloquece sin remedio la razón,
hoy escribo al final de una canción,
con tu sonrisa al otro lado de mi llanto,
conmigo, sin poder evitar quererte tanto.

Carta a la Luna 230 – En teoría y práctica

En teoría no soy un astronauta, nunca aprendí de los cambios de gravedad, nunca pretendí amarrarte, sino quererte en libertad, en teoría sigo vivo, aunque no respiro desde hace un tiempo atrás, en teoría te quiero, en la práctica te quiero más.

En teoría no te traigo nada, nunca arrastré cosas materiales, nunca te compré un regalo caro ni abrigos de visón, traigo para compartir contigo mi corazón, aunque ya no sé si un día te pueda encontrar, en teoría te quiero, en la práctica te quiero más.

En teoría esto duele, nunca pretendí no tener que luchar, nunca tuve a alguien conmigo todos los días pero sin realmente estar, tengo el tiempo que me quede para poderte esperar, mi vida a medias extraña tu mitad, en teoría te quiero, en la práctica te quiero más.

Carta a la Luna 229 – Porque es motivo

Porque te digo la verdad a veces miento,
porque te quiero y no lo lamento,
porque no estás y creo tenerte a mi lado,
porque siempre es ahora y nunca más el pasado,
porque te espero de pie y no me rindo arrodillado,
porque aún respiro y el pecho también late,
porque me es imposible olvidarte.

Porque sin ti no despiertan los días,
porque te doy sólo lo que me inspiras,
porque por ti aprendí a ser mi amigo,
porque el dolor ya no puede conmigo,
porque aprendí a encenderme de frío,
porque soy la mitad, la otra se fue contigo,
porque el tiempo juega a ser mi enemigo.

Porque escucho silencio en el ruido,
porque me encuentro ahora mismo perdido,
porque por ti traicioné a la razón,
porque suele hablarme de ti el corazón,
porque contigo soy libre en esta prisión,
porque gracias a ti sobreviví a la caída,
porque muero por ti, es que sigo con vida.

Carta a la Luna 228 – Sigo por aquí

Este día es por la noche y a oscuras las estrellas, pierdo algo más de mi y no siento ya las piernas, sé que no puedo fingir, sé que no soy yo sin ti, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Este corazón despierto ya no me deja dormir, soy un traje en carne y hueso pero aún quiero seguir, lo que siento por ti, no me dejará rendir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Estas manos escribieron solamente para ti, es verdad que nunca había dado tanto desde mi, contigo aprendí a morir y a revivir, esta noche se cayó y aún sigo por aquí.

Carta a la Luna 227 – Cuando es ahora

Cuando dije que te quería, habló el corazón,
cuando dije que podía, no sabia del dolor,
ahora que me pierdo dentro mío y sin ti,
ahora que golpea el frío sobre mi,
dime por qué aún sigo aquí.

Cuando pude abrazarte, todo el resto se apagó,
cuando entré en tus ojos, de repente algo cambió,
ahora que te fuiste en silencio, sin nada que decir,
ahora que me sabe a nada vivir sin ti,
dime por qué aún sigo aquí.

Cuando te confesé lo que sentía, no te mentí,
cuando tú me sonreías, me hacía tan feliz,
ahora aunque me apago, todavía escribo para ti,
dime por qué aún sigo aquí.

Carta a la Luna 226 – Que no deja

Te dejo el paso que no diste, por si un día quieres cruzarlo,
el sabor de aquel instante eterno, aún viajando por los labios,
te dejo trozos de mi vida enamorada, en cada texto que escribí,
la certeza idealista que gritaba por mis venas, que tú eras para mi.

Te dejo el abrazo que guardé, por si un día sientes frío,
el secreto escondido en mi pecho, que se abrió sólo contigo,
te dejo el tiempo que aún tengo, por si quieres regresar,
las canciones traduciendo aquello, que no puedo explicar.

Te dejo toda la verdad, por si crees que te miento,
las estrellas encendidas,  abrigando lo que siento,
te dejo el arte de mis manos, que sin ti es tan inerte,
la fuerza de mi corazón, que no deja de quererte.

Carta a la Luna 225 – Si te escribo

Si te digo que no duele, es porque me curó el frío,
si te digo la mitad, es porque no estás conmigo,
si te digo que te quiero, es porque te quiero aún más,
si te digo que te extraño, es porque no sé dónde estás.

Si te digo que estoy bien, es porque elijo no estar mal,
si te digo que respiro, es porque aún puedo engañar,
si te digo que no escucho, es porque tú no dices nada,
si te digo que hoy te vi, seguro me lo imaginaba.

Si te digo la verdad, es porque no eres mentira,
si te digo que espero, es porque aquí sigo con vida,
si te digo que lo sientas y que no lo pienses tanto,
si te escribo cada día, es porque estoy enamorado…

Carta a la Luna 224 – Mi problema

Mi problema eres tú y también mi solución, tu efecto sobre mi es la cura a tu enfermedad, tu preciosa energía espacial es infinita libertad, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es el silencio que llegó sin tu canción, tu sonrisa es un vicio inmortal, tu belleza está tatuada en mi horizonte espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es esperarte y creer que volverás, tu silueta recorriendo como electricidad, tu recuerdo me da fuerza en mi viaje espacial, mi problema es que ahora, no sé dónde estarás.

Mi problema es que te quiero y no lo puedo evitar, tu ausencia hace difícil respirar, tu escape por las sombras me llenó de oscuridad, mi problema es que no sé, si tú piensas en volver…

Carta a la Luna 223 – Me hace vivir

Desprendí al temor de la piel, escuché tu canción y estallé, por tu efecto y mi reacción, mis sentidos quieren volar, tocar tu órbita lunar, tu belleza es espacial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Dibujé tu nombre en mi piel, recordé tu sonrisa y despegué, entre niebla y oscuridad, las estrellas no brillan más, quisiera poderte encontrar, tu mirada es especial, lo que siento por ti, me hace vivir.

Ignoré el frío en la piel, me abrí y te pude ver, entre ruido y tempestad, sé que voy hasta el final, no es necesario soñar, tu energía es muy real, lo que siento por ti, me hace vivir.