Carta a la Luna 89 – Viaje Lunar 2 – Día 2

Que bonito es despertar con tu recuerdo, después de un sueño,
con tu imagen todavía en mis ojos, que no quiere despegarse,
con la idea de haberte dado un beso muy despacio, hace un rato,
después de un sueño, todavía yo te siento y te digo que te quiero.

Que increíble es llevarte a mi lado todo el tiempo, aunque estés lejos,
de paseo, siento que caminas a mi lado, cuando voy y cuando regreso,
con tu aroma que resiste todavía ser vencido, en el aire que respiro,
aunque estés lejos, todavía yo te tengo y te confieso que te quiero.

Que impresionante es la alegría si es contigo, con esa sonrisa,
estos días, los mejores que he tenido y me haces sentir tanto la vida,
esos ojos y esa curva en tu boca, cuando llegas y mi pecho se desboca,
con esa sonrisa, que me inspira, tengo todo y te recuerdo que te quiero.

Carta a la Luna 88 – Viaje lunar 2 – Día 1

Este día es el primero, de tu viaje y mis ojos extrañando,
pero tengo al de dentro palpitando y recordándote tan bien,
la distancia sólo es de la piel y no del querer, tú estás conmigo
no se tuerce el camino y en mi cabeza todavía te puedo ver,
y me acerco muy despacio, bella mujer en el espacio,
debajo de una estrella sueño con ese momento, cuando te vea aparecer.

Este día es el primero, de tu viaje y mis manos escribiéndolo,
pero tengo todavía fresco tu tacto en mis poros y tu voz cantando,
la distancia es un segundo y tú, mi tiempo, al infinito enamorando,
aquí sigo bien pegado a tu sonrisa dibujada en mi cabeza,
aquí sigo acorralado por la fuerza de tu efecto en mi naturaleza,
sentado en otra estrella sueño ese momento cuando irrumpa tu belleza.

Este día es el primero, de tu viaje y mis canciones en tus acordes,
siempre que no estás conmigo todo sufre el bautizo de tu nombre,
la distancia está tan cerca cuando quieres como te quiero yo, princesa,
aquí sigo encantado con la magia en mis oídos de tu risa,
aquí sigo con las huellas de tus dedos en alguna de mis camisas,
te mando un beso y un hasta luego luna preciosa, aquí te espero.

Carta a la Luna 87 – Lo mejor que me pasó

Lo mejor que me pasó es tu mirada y la mía está enamorada,
se encontraron y hablaron sin decir, esta mañana…
tu sonrisa y la brisa que que regala bajo el sol,
ese efecto que consigue sonrojarme el corazón,
cuando hablamos y me cuentas que pasó hace algunos años,
cuando puedo darte un beso en las manos,
y ese plus que te dedico en el dedo siempre que puedo.

Lo mejor que me pasó es tu sonrisa y la mía está enamorada,
cada vez que estamos juntos es imposible controlarla,
esa risa y mis ganas de abrazarla y no soltarla,
ese efecto que consigue alegrarme el corazón,
cuando cantamos la misma frase de una canción,
cuando haces que me suden las dos manos,
y ese plus de tu llegada, que me incendia la inspiración.

Lo mejor que me pasó es tu vida y la mía está enamorada,
desde que entras por la puerta o por la ventana cada mañana,
tu energía y ese espacio que vibra entre los dos,
ese efecto que consigue calentarme el corazón,
cuando conectamos y somos libres y somos uno y nunca dos,
cuando te vas de vacaciones pero te quedas y no existe el “adiós”,
y ese plus en mis días que eres tú, desde hace mucho, eres tú.

Carta a la Luna 86 – Sin ti pero contigo

Sin ti pero contigo, hasta que se apague el ritmo en mi corazón,
contigo siempre a dónde vaya, enamorado sólo al recordar tu mirada
y respirar esa brisa que lleva el perfume de tu sonrisa, contigo pero sin ti.

Sin ti pero contigo, con frío y sintiendo calor a tu abrigo,
prefiero tenerte a un millón de kilómetros, que no haberte conocido,
yo siempre te espero aquí, tranquilo…sin ti pero contigo.

Sin ti pero contigo, perdiéndome en tus ojos,
yo no me rindo, mientras la esperanza brille un poco,
abrazado a mi uno por ciento de probabilidad,
sigo vivo y decidido, queriéndote cada día más.

Carta a la Luna 85 – Buenas noches

Que duermas bien, princesa que existe en la luna,
corazón de plata que alumbra el viaje en mi,
para que mañana llegues la primera con el alba
y te quedes por unas horas respirando conmigo aquí,
yo te quiero, también te espero y guardo un beso para ti.

Duerme bien y tranquila está noche luna preciosa,
yo estoy seguro que contigo y tú sonrisa soñaré,
por la mañana al despertar, ya te extrañaré,
y tendré ganas de encontrarte una y otra vez,
en una nave o en el espacio…siempre a mi lado te veré.

Buenas noches, en el país de las estrellas,
te leo un cuento para que duermas junto a ellas,
por la mañana, una canción y un café, o lo que quieras,
reírnos juntos, también mirarnos…sentirte cerca,
pero esta noche, en mi cabeza, estás conmigo y te diré:
cierra los ojos, confía en mi, no tengas miedo…me quedo aquí.

Carta a la Luna 84 – Seguimos

Gracias por tu buen humor, gracias por esa risa impresionante
que corta hasta la brisa, que viaja en el aire que respiro,
contigo me siento vivo y ya no hay más bobadas o malentendidos,
todo eso sé ha ido, cuando me hablas ahora escucho tus latidos.

Nos prefiero en sintonía, funcionando como reloj y también riendo,
siempre riendo o sonriendo…coge un boli si piensas igual que yo
y pon una “x” en la casilla de mi corazón, reservada para ti, para la luna,
estoy limpio de dolor y de peligro, ahora visto mejor y me hice amigo
de la suerte y el destino, ya no soy un fugitivo de mi mismo, estoy conmigo.

Sigo el texto sintiéndome mejor y recordando esa risa tuya en un bar,
un chiste asesino desde mi, para el carnaval de alegría y buena vibra desde ti,
ya no tengo más secretos y ese tic en la inquietud, ahora abrazo la virtud
de simplemente absorber tu luz en mi viaje, eres mi equipaje para soñar,
para querer cada mañana despertar y no mirar atrás, yo no quiero regresar.

Sigue en pie el reto de intentar alegrarte día a día un poco más,
nunca estuve muerto pero tampoco de parranda, estoy frente a ti cada semana,
enamorado de la suerte de estar vivo en tu tiempo, conocerte y quererte,
tocarte con mi sombra en el espacio sobre tus lunares plateados y mirarte,
mirarte y escribirte, dibujarte, alegrarte, abrazarte…en tu galaxia, esperarte.

Carta a la Luna 83 – Hoy más y mejor

El astronauta, por la mañana, sintió hablar con la luna, comunicándose a miles de kilómetros, desde su mente y haciendo escala en el corazón…le propuso algo para el futuro…y ella aceptó. Entonces, por fin, tomó un lápiz y escribió:

Esta mañana fue mejor que otras, ese viernes fue el mejor,
esta mañana no existía el reloj y éramos sólo tu y yo,
y se nos pasó en un segundo y no trabajamos, pero hablamos
y nos entendimos…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.

Esta semana será la mejor y la próxima lo será también,
desde mi ventana te veo brillar y mañana te volveré a ver,
y se nos pasó la mañana, cruzamos miradas, te siento en la piel
los dos conectados…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.

Este momento, es siempre el mejor si estás junto a mi,
te escribo y te cuento lo mucho que quiero estar junto a ti,
y se nos pasó el infinito, quiero una historia contigo sin fin,
y poder abrazarnos…te quiero mujer, hoy más y mejor que ayer.